Ellas

Desnuda tus brazos


Con el paso del tiempo, los brazos se exponen a la ley de la gravedad, y acusan los signos de envejecimiento, en ocasiones, mucho antes de lo que se espera. No es el momento de lamentarse, sino de ponerse manos a la obra y cuidarlos a diario.
Aunque a la mayoría de las mujeres les preocupa el volumen del abdomen y de las caderas, además de la tersura de los glúteos y las celulitis, no se debe de olvidar el cuidado de los brazos, extremidades que delatan el paso del tiempo.
Hoy tenemos la suerte de contar con tratamientos y técnicas innovadores que permiten desnudar los brazos sin complejo alguno.
En casa o en el gimnasio
Con la llegada del verano apetece lucir blusas de manga corta, camisetas de tirantes y traje de baño sin miedo a exhibir la flacidez de los brazos. Para ello bastan 20 minutos al día de actividad física, tres o cuatro días a la semana.
Si quiere presumir de brazos perfectos, póngalos en forma con este ejercicio: de pie, mantenga los pies alineados a la misma altura de los hombros, deje que los brazos caigan a ambos lados del cuerpo y doble ligeramente las rodillas. Coja un par de pesas de un kilo y mantenga las manos enfrentadas.
Luego, mientras expulsa el aire, levante el peso hacia los hombros. Procure usar únicamente los músculos de los brazos, manteniendo la parte superior inmóvil. Poco a poco, baje los brazos hasta la postura original y repita el ejercicio 25 veces.
Si desea trabajar la parte frontal del bíceps, coloque las palmas de las manos hacia abajo y suba los brazos –-con las pesas-- hasta la altura del pecho y déjelos caer suavemente. Repita el ejercicio 25 veces.