Ellas

Una mujer sin fronteras

Ésta es la historia de una francesa que por caprichos del destino vive en Nicaragua, y a pesar de estar lejos de su tierra, dice sentirse feliz con su vida en nuestro país

Edith Pineda

El destino y el amor trajeron a suelo pinolero hace un año a Solenn Duss, una francesa criada en Suiza que tiene la cualidad de transmitir buena energía al primer contacto.
Trabaja como Coordinadora de Ventas para Oriflame Nicaragua, “una empresa de ventas directas de cosméticos naturales de origen sueco que existe desde hace 40 años y que está presente en Nicaragua desde hace siete”, detalla.
Ella básicamente se encarga de dar apoyo a la red de socios de la empresa. “Hago proyecciones de ventas con ellos, organizo y animo varios eventos mensuales. También aseguramos que la atención que demos al socio sea de buena calidad. Hay un lado muy social, pues se tiene que escuchar y entender a los socios. Como puede ver, es muy variado, me gusta mucho, soy muy afortunada en mi trabajo, como digo a menudo: tuve que cruzar el océano para encontrar un trabajo que me gusta”, afirma.
Y es que su trabajo está estrechamente ligado a una de las mayores debilidades femeninas: ¡lucir bien!

Su historia
Duss nos cuenta que nació el 22 de noviembre 1978, en la ciudad de Quimper (Francia). “A partir de los diez años viví en Suiza, tengo las dos nacionalidades, entonces un doble corazón. Es un país chiquito en el centro de Europa, donde se habla tres idiomas: francés, alemán e italiano. El primero es el mío, el segundo lo hablo bastante bien y el tercero lo aprenderé cuando me jubile, me encanta el acento. También hablo inglés y por supuesto el español, que es el idioma que más me gusta”.
Ella tiene una licenciatura en Economía Política y un Máster en Marketing. “Mis estudios fueron un placer desde el principio, disfruté mucho de la vida estudiantil. Al mismo tiempo trabajaba como ayudante de profesores dando ejercicios de matemáticas para pagarme mis ocios, enseñar fue para mí muy divertido e instructivo”, relata.
De su personalidad dice ser “una persona abierta, dinámica, con ganas de aprender, organizada --¡no soy suiza por azar!-- y creo que con bastante empatía”.

Sus preferencias
Entre las cosas que le gustan menciona practicar deportes. “Lo necesito para canalizar mi energía y sentirme bien tanto a nivel físico como sicológico. También trato de aprovechar la oferta cultural de Managua, regularmente voy al cine, al Teatro Nacional “Rubén Darío” o al “Justo Rufino Garay”, y por supuesto me gusta mucho ir de paseo en la linda Nicaragua para conocerla más”.
Otro de sus hobbies es la costura. Solenn dice que lo hace desde “los diez años, y desde aquel tiempo no dejé de probar nuevas telas para la felicidad y tristeza de vez en cuando. No todo es un éxito”.
Al preguntarle si tuviera que destacar algo de su vida personal o profesional, ¿qué sería?, ella respondió: “El hecho de ser abierta y de intentar siempre ver el lado positivo de las cosas. Pienso que no todo el mundo puede decidir dejar su familia, su país, su vida para ir a vivir al otro lado del mundo. En mi caso yo seguí a mi esposo, quien trabaja para las Naciones Unidas”.