Ellas

Bella y sin estrés


A veces pensamos que para mantenerse saludable y bella hay que invertir mucho tiempo y dinero. Ésta era la visión de la belleza hace muchos años, pero esto ha cambiado. En nuestro tiempo la belleza es salud y bienestar, y la salud y el bienestar son belleza.
Cuando nos sentimos bien por dentro, o sea en el ámbito espiritual, esto se refleja en nuestra piel, ojos, pelo y en fin en cómo lucimos. Cuando nos ponemos a pensar que tenemos que bajar de peso (o subir), hacer ejercicio, tomar vitaminas, relajarnos, tomar agua, etc., la lista se hace interminable y nos agobia. Como reacción natural no hacemos nada, nos inmovilizamos. Recuerda, las grandes hazañas se comienzan y terminan un paso a la vez.
A continuación te explicamos 10 actividades sencillas para mejorar tu vida, salud y belleza en un paso a la vez. Es fácil incorporarlas a la vida diaria.
Siempre come desayuno: el desayuno es considerado por muchos la comida más importante del día. Con las carreras matutinas que casi todos padecemos es difícil a veces alimentarnos bien. Una taza de café con pan no es un buen desayuno. El desayuno debe proporcionarnos energía y vitalidad. Debe incluir todos los grupos alimenticios y ser bajo en grasa. Un buen desayuno te ayudará a concentrarte mejor durante el día.
Muévete: la importancia del ejercicio físico nos es recordada constantemente, pero con tanto que hacer no es fácil ejercitarnos. Uno de los ejercicios más completos es caminar. Al caminar movemos todos los músculos y nos relajamos. Una caminata diaria por 20 ó 30 minutos te ayudará a relajarte, dormir bien y tener músculos firmes. Si no puedes ir al gimnasio, o no te gusta ir, caminar es una opción fácil y efectiva. Si prefieres algo más exótico, baila (con pareja o sin pareja), monta bicicleta, nada o practica yoga con un vídeo.
Toma un baño energizante: a veces pensamos que para relajarnos y tener una piel corporal bella y suave hay que ir a un spa. La forma más fácil de cuidarte la piel es durante el baño. Usa una esponja natural o un estropajo natural para aplicarte el jabón, de esta forma estarás exfoliando tu cuerpo, activando la circulación y dándote un masaje ligero. Siempre aplícate crema después del baño, especialmente en áreas propensas a la sequedad como las piernas.
Estírate: trata de estirarte durante el día. Ya sea durante tu caminata, o por las mañanas y tardes. Unos pocos segundos de estiramiento eliminaran estrés muscular y te energizarán. Sencillamente párate, levanta los brazos y trata de alcanzar el cielo.
Duerme: la falta de sueño es catastrófica para la salud y belleza. Trata siempre de dormir las horas necesarias.
Agua: el agua es el líquido vital. Alimenta la piel y tus órganos internos. Trata de mantener agua cerca de ti en todo tiempo, así te será más fácil tomarla.
Asegúrate de ingerir las vitaminas necesarias: si no te es posible, asegúrate de tomar una cápsula de multivitaminas al día.
Sonríe: la sonrisa es la expresión de la felicidad interna (aunque también la hay fingida). Trata de tomar un problema a la vez. Cuando sientas que el estrés te agobia, respira profundo, recuerda que es más fácil cometer errores cuando se tiene estrés y confusión.
Muéstrale tu mejor cara a la vida: cada día haz algo para crear un mundo mejor. No tienes que hacerte voluntaria e irte al África a alimentar a los más pobres. Con actividades pequeñas como sonreírle a un desconocido o dando el paso a alguien que camina deprisa, cediendo el asiento en el tren, poniendo la basura en su lugar y no desperdiciando energía estás contribuyendo a crear un mundo mejor.
Medita u ora: la comunión con el ser supremo nos ayuda a mantenernos sanos mentalmente, fortalece nuestro espíritu y nos ayuda a conocernos mejor. Con cinco minutos al día notarás una gran diferencia al mes.