Ellas

Manchas en la piel

Las manchas son alteraciones en la coloración de la piel producidas por causas diversas

Muchas manchas, como los lunares o las manchas del embarazo, no suponen otra cosa que un problema estético. Sin embargo, ciertas manchas, como las hepáticas, tienen su fundamento en el mal funcionamiento de algún órgano, por lo que su tratamiento, además de responder a una cuestión de apariencia personal, requiere solucionar el problema de salud que las ocasiona.
Síntomas:
Manchas en la piel, cambio de coloración, lunares, pecas, entre otros.
Causas:
- Pecas. Son acumulaciones de pigmento que se producen en forma redondeada y no uniforme sobre la piel. No presentan ningún inconveniente respecto a la salud. A veces desaparecen con la edad. Son más abundantes en personas de piel blanca que en los de piel morena. Se hacen más abundantes con el contacto con el sol.
- Lunares. Pueden ser desde marrones hasta negros, con aspecto plano o en relieve. Se conocen como nevus. Se producen por un exceso de pigmentación o por acumulación de pequeños vasos sanguíneos. Tienen un carácter congénito. Con la edad pueden desaparecer o hacerse mayores. No presentan ningún problema físico, aunque muchas veces suponen un problema estético. Debe vigilarse que no piquen, sangren o que cambien bruscamente de coloración, tamaño o forma; en cuyo caso debe hacerse una visita al dermatólogo.
- Manchas de sol. Son producidas por una excesiva exposición al sol que produce un aumento de la melanina. Éstas son muy habituales en la gente mayor que se somete a baños de sol. Tienen un aspecto más irregular y más grande que las pecas.
- Manchas en el embarazo. Son las aparecidas durante el embarazo (cloasma o melasma). Son manchas de color claro. Se producen por una alteración hormonal durante esta época, y por la ingestión de anticonceptivos y hormonas durante la menopausia. Aparecen en ciertas partes de la cara, como la frente o las mejillas, y en el pecho. La exposición al sol predispone su aparición.
-Manchas azulas en la piel. Pueden aparecer como consecuencia de un golpe. A veces aparecen sin una causa aparente y de una manera habitual. Éstas pueden responder a motivos diferentes, desde una medicación a base de productos anticoagulantes, problemas de coagulación en la sangre (aspirinas, por ejemplo) en enfermedades como la hemofilia, algún tipo de deficiencia nutricional en el que falta la vitamina C, K o el ácido fólico, infecciones de la sangre, del hígado, o algún tipo de cáncer. De aparecer éstas y no estar motivadas por algún golpe, lo más aconsejable es una visita al médico.
-Vitiligo. Aparecen en forma de placas blancas, a veces rodeadas de un borde más oscuro. Se producen como consecuencia de la pérdida de pigmentación en la piel por causas muy variadas, desde problemas en la tiroides hasta reacciones autoinmunológicas de la propia piel.
-Manchas de nacimiento: De color rojizo o marrón. Tienen su origen en el nacimiento y presentan formas y tamaños muy variados.
Tratamiento:
Liberarse de una exposición prolongada al sol puede ser el mejor antídoto para que no aparezcan muchas de las indeseadas manchas en la piel. Las personas que tienen tendencia a desarrollar manchas deberían utilizar protección solar con factores elevados.
De presentarse estos problemas, la medicina y la cosmética moderna cuentan con procedimientos muy variados para su parcial o total eliminación. Podemos acudir a la ayuda del láser, de cremas blanqueadoras o decolorantes, la aplicación de técnicas como el peeling que elimina las células de la epidermis e incentiva la aparición de otras nuevas.
Si se tienen motivos de preocupación por el aspecto de nuestra piel, resulta conveniente una visita a la cosmetóloga o al dermatólogo para que diagnostique una posible solución.
Fuente: www.mujer.notiemail.com