Ellas

Madre, esposa y profesional exitosa

Su mayor éxito en la vida fue encontrar la fórmula que le permitió formarse como profesional y construir una sólida estructura familiar. Sus logros espera sean motivo de orgullo y ejemplo para sus hijas

Edith Pineda

Se convirtió en madre hace 15 años. Para entonces Glenda Corrales de Argüello tenía 21 años de edad y trabajaba de forma independiente.
Ella comenta que su condición de madre y esposa ha sido el motor que impulsa su vida y desarrollo personal. Revela ser una mujer entregada, disciplinada y clara en sus objetivos. “Siempre comprendí que la dedicación es la única forma de superación”, sostiene.
Teniendo esa filosofía de vida, Glenda logró compaginar muy bien su rol de madre, esposa y profesional. Tanto así que posee tres licenciaturas: Administración de Empresas, Mercadeo y Turismo y Hotelería. Además es máster en Administración de Empresas.
Sus hijas: el mejor regalo de Dios
En cuanto a su familia comenta: “Mis hijas Gabriela y Elisa han sido el mejor regalo que Dios me dio, deseo ser para ellas motivo de orgullo. Renato es un esposo maravilloso y padre ejemplar”, comenta.
Actualmente labora como docente en la Universidad Americana (UAM) y expresa que su trabajo le permite no sólo compartir sus conocimientos con las futuras generaciones de profesionales, sino aprender de ellos y sus experiencias. Algo que revela le ayuda mucho en la relación con sus hijas.
“Me apasiona dar clases, es una forma de estar siempre en constante estudio, además siempre aprendo cosas nuevas con los jóvenes. Cuando puedo llevo a mis hijos de oyentes y les encanta”, comparte.
Varios propósitos en la vida
Glenda manifiesta tener varios propósitos de vida, sin embargo el más importante es acompañar a sus hijas en su crecimiento como personas y como profesionales.
Comparte que desea “crecer en familia cada día en la fe y amor a Dios, ayudar a mis hijas a escoger bien sus carreras y dejar una huella de superación y amor en el corazón de los estudiantes”.