Ellas

Tres pasos para tener pies perfectos

Sin duda no querrás lucir tus sandalias favoritas cuando tus pies lucen en mal estado. Atiende nuestros consejos, ocúpate de ellos y siéntete segura en cada paso

El cuidado del cuerpo pasa a tomar protagonismo en la rutina diaria de belleza para muchas mujeres. En el proceso, pueden llegar a olvidar que además de la ropa, la lencería y lo último en calzado estos últimos pueden dejar al descubierto algunas asperezas en tus pies.
Es entonces cuando el punto focal puede moverse directo a esa área. De nada vale tener el bronceado perfecto si tus uñas están descuidadas o tus talones lucen resecos. Llevar sandalias es una gran responsabilidad. Pero, ¿sabías que puedes mantener tus pies bien cuidados desde la comodidad de tu hogar? Sólo tienes que seguir tres pasos básicos y añadir una piedra pómez entre los productos que tienes en tu bañera. Úsala a diario y verás cómo tu pedicura dura mucho más tiempo. En cuanto al color de esmalte que debes llevar, aprovecha las tendencias de la temporada y atrévete a estar in. Toma nota...

1. Lima las uñas.
Comienza por remover el esmalte viejo.
Utiliza una lima para moldear las uñas a tu gusto. Evita usar un cortador de uñas para las esquinas, porque esto puede generar uñas enterradas. La mejor forma es la cuadrada. Aplica unas gotas de aceite de cutícula en cada uña y masajea. Esto remueve el tejido muerto con más facilidad y estimula el crecimiento de la uña.

2. Suaviza los pies
Usa agua caliente y jabón para suavizarlos.
Los talones son la zona donde se acumula mayor tejido muerto y por eso requieren mayor cuidado. Diariamente, exfolia tus pies con un producto especial para pies, piedra pómez y agua caliente con jabón. Verás que no necesitarás recurrir a la navaja, que al final provoca que el tejido se reproduzca con más rapidez.

3. Aplica el color
El anaranjado es una excelente opción, pero si prefieres otros colores, adelante. Adorna tus uñas como mejor te guste. Aplica un esmalte de base a las uñas, preferiblemente que contenga endurecedor. Coloca separadores entre los dedos. Si las uñas lucen amarillentas, aplícales una gota de limón antes de pintarlas. Elige el color que vaya con tu personalidad. Espera cinco minutos antes de aplicar la segunda capa de color. Termina con un brillo.

Fuente: esmas.com