Ellas

Inteligencia, belleza y carisma

Ella fue embajadora de la belleza ‘pinolera’ en el extranjero, se graduó con máximos honores de la universidad y trabaja en una fundación que ayuda a las mujeres que sufren cáncer

Edith Pineda

Anahir Rocha Gutiérrez es uno de los rostros más bellos de este país, pero más allá de lo físico, es una joven a la que le gusta brillar por su inteligencia.
Paralelo al ajetreado mundo de los reinados de belleza y las pasarelas, Anahir culminó en 2006 su licenciatura en Administración de Empresas. Y al igual que en las pasarelas dejó huellas en su generación pues recibió los máximos honores académicos graduándose como la mejor alumna de su carrera.
Para Anahir eso era un reto: “demostrar que las mujeres que participamos en los concursos de belleza somos más que una cara bonita”, señala.
Desde que Anahir tuvo el primer contacto con el mundo fashion como reina de su natal Matagalpa en 2004, demostró ser una joven decidida, segura y comprometida con sus principios. Fue en esa época que hizo realidad la creación de la Fundación Norte Amigos Unidos contra el Cáncer, a través de la cual ayudan a mujeres que padecen cáncer cervical.
Además, desde hace cinco años colabora con la alcaldía de su ciudad preparando a las jovencitas que participan en los diferentes reinados que se promueven en su tierra.
Quienes la conocen definen a esta joven como una “joya matagalpina”, una persona sensible, con conciencia social, transparente y ante todo sencilla.
Desde que se aventuró en el mundo de las pasarelas uno de sus mayores sacrificios para es estar lejos de su familia. No obstante, comenta que ellos la apoyan en todos sus proyectos.

Más de Anahir
Tiene 24 años y trabaja como modelo de marca para la Agencia Silhuetas. Su mayor aspiración es desempeñarse como profesional, pues asegura tener muchas ganas de sumarse a los muchos nicaragüenses que día a día abonan al futuro de nuestro país.
En 2006, Anahir fue escogida Segunda Finalista del certamen Miss Nicaragua y en ese mismo año tuvo la oportunidad de representar al país en el reinado Costa Maya, celebrado en Belice.
Por su simpatía, inteligencia y amplio conocimiento sobre la cultura de nuestra tierra fue seleccionada como Segunda Finalista del concurso y ganó el Mejor Traje Típico.