Ellas

¿Labios gruesos o finos?

El grosor de tus labios no debe ser una camisa de fuerza para lucirlos tal cual son, sino que puedes moldear su aspecto para aumentar o reducir su volumen

Puedes cambiar la apariencia de tus labios dependiendo de cómo apliques el perfilador y del color de pintura de labios que uses, siempre y cuando se haga de una manera sobria.
Si tienes labios finos, no tengas miedo de perfilarlos por la parte externa de la línea natural para crear unos labios más voluminosos. Un color brillante destacará aún más tus labios.
Para reducir los labios gruesos perfílalos ligeramente por la parte interna y escoge una tonalidad de barra de labios más oscura.
Para corregir los labios asimétricos utiliza un perfilador para delinear la línea natural siguiendo el contorno y creando la forma que tú quieras. Extiende bien la línea para evitar que sea excesivamente artificial.

El labial y el pincel
Tu perfilador de labios diario debe ser de tonalidad neutra para combinar con tu tono de piel. Rellena los labios con el lápiz. Les dará aún más intensidad de color y evitará que éste se vaya.
Antes de aplicar la barra de labios comienza por poner un poco de base o de corrector ya que ocultan la línea natural de los labios y podrás corregir la forma de la boca. Por otro lado, proporcionan una buena base para la barra de labios, asegurando un color verdadero y de más larga duración.
Aun siendo la primera aplicación del día, utiliza siempre un pincel de labios porque así podrás llenar de color las pequeñas arrugas de los labios. De este modo durará más tiempo.

Seleccionando los tonos
Las barras de labios neutras minimizan la impresión de unos labios muy carnosos, y una tonalidad muy oscura puede hacer que los labios finos parezcan aún más pequeños.
Un acabado mate absorbe la luz y empequeñece ligeramente la boca, dándole un acabado natural y sofisticado.
Para conseguir una boca carnosa, usa una barra de labios perla o un poco de gloss para reflejar la luz, y harás que los labios parezcan mayores.
Un toque dorado en el centro de tu labio inferior resultará un gesto sexy.