Ellas

Historia de la depilación

Si bien los conceptos de belleza son diferentes en las distintas culturas, parece que una piel tersa, suave y sin vello ha sido una preocupación constante en la mayoría de los pueblos

No se conocen las verdaderas motivaciones que llevaron al hombre y a la mujer a depilarse parte o todo el cuerpo. Esta costumbre se remonta al inicio de la humanidad y podría deberse a diferentes motivos:
Mágico-religioso: ofrenda y respeto ante sus dioses. La depilación y la higiene eran un ritual de purificación.
Higiénico: puede haber sido la única forma de combatir los parásitos corporales, liendres, piojos.
Estético: desde las primeras civilizaciones el hombre ha mostrado una tendencia a expresarse artísticamente y a buscar la belleza física y espiritual.

También un afrodisíaco
En lo erótico-sexual, en muchas culturas la depilación era un afrodisíaco. En la Prehistoria los hombres ya se afeitaban la cara, así lo demuestran las pinturas rupestres donde se ven hombres barbudos y otros lampiños. Los egipcios tenían un elevado concepto de la estética, la higiene y se depilaban todo el cuerpo. Las mujeres usaban cremas depilatorias hechas con la sangre de animales, tortugas, gusanos o la grasa de hipopótamo.
Utilizaban ceras que se hacían con azúcar, agua, limón, aceite y miel o sicomoro (árbol sagrado), goma y pepino. Los hombres usaban navajas de sílex, luego de cobre y de hierro. Los sacerdotes y sacerdotisas egipcias no podían entrar a los templos sin cumplir con este ritual.

En todas las culturas
Los griegos consideraban que un cuerpo depilado era el ideal de belleza, juventud e inocencia. Las esculturas de la época muestran cuerpos femeninos depilados y sin vello púbico. Se practicaba en las clases sociales altas. Usaban la vela para quemar los vellos, abrasivos como la piedra pómez, ceras hechas con sangre de animal, resinas, cenizas y minerales.
Las romanas también lo hacían para estar bellas y comenzaban a depilarse el vello púbico en la adolescencia, cuando éste empezaba a aparecer. Usaban pinzas llamadas “volsella”, “dropax” y ceras a base de resinas y brea llamada “philotrum”.
En los baños públicos había cuartos para la depilación. Los musulmanes, según el Sunnah, se deben depilar para mantener su cuerpo limpio. Las mujeres musulmanas se depilaban el pubis y las axilas. Se usaba la técnica del hilo. Esta práctica se extendió a la India, África y a otras regiones bajo influencia del Islam.
En la India se usaron navajas de cobre y la técnica del hilo. La depilación del vello púbico tenía un significado erótico-sexual. Era un acto afrodisíaco.
En China, la depilación era un signo de higiene y pureza. Las religiosas para ordenarse debían pasar por el ritual de la tonsura, se les afeitaba toda la cabeza.
Los turcos consideraban pecaminoso que una mujer dejara crecer el vello en sus partes privadas. Los baños públicos tenían cuartos especiales, llamados “hamams”, donde las damas se depilaban, hoy todavía existen.
Las mujeres judías se depilaban con el hilo. La depiladora lo sostenía con los dientes, y formaba un triángulo, tomando cada extremo con sus pulgares; luego pasaba el hilo por la zona pilosa, arrancando los vellos de raíz. La técnica del hilo se sigue practicando y se ha puesto de moda en Occidente. Las antiguas cristianas, en cambio, no se depilaban el pubis porque en una sociedad controlada por el puritanismo eclesiástico lo consideraba un “ritual pagano”.

Fuente: www.tammystyle.net