Ellas

Maquillaje y estética

En la vida diaria, la mujer está expuesta a una serie de elementos que tienden a desmejorar su aspecto, pero sin necesidad de tratamientos caros bien puede encontrar una solución sencilla

¿Quieres saber cómo acabar con las ojeras? ¿O sacarle partido a los detalles del maquillaje? ¿Sueñas con unas uñas fuertes?
Aquí te dejamos nuevos consejos y pequeños trucos para aquellas que quieran sacar partido a su belleza.

Labios y nariz
Para que parezca que tus labios tienen algo más de volumen, añade, con un pequeño pincel, un poco de polvo traslúcido en la V que se forma en el centro del labio superior (arco de cupido) y en el centro del inferior. Si lo prefieres, dibuja esa zona con un lápiz de color blanco: conseguirás el mismo efecto.
Si te han salido puntitos negros en la nariz, parte un tomate por la mitad y frótalo sobre la zona de impurezas. Déjalo reposar sobre la piel durante 15 minutitos y aclárate con agua tibia.

Párpados, cejas y pómulos
Uno de los sistemas más sencillos para acabar con las ojeras consiste en aplicar sobre los párpados mediante un algodón, durante 15 ó 20 minutos, un preparado de té tibio con un poco de sal.
Si cada vez que tienes que depilarte las cejas ‘ves las estrellas’, hazlo por la mañana ya que tu rostro está mucho más relajado y arranca los pelitos a contrapelo.
Muy a menudo tendemos a olvidar el cuidado de nuestras cejas, no lo hagas porque forman parte de tu mirada. ¿Sabes cómo fortalecerlas a piñón? Cepillándolas todos los días y aplicándoles una gotita de aceite de ricino.
Si te has aplicado demasiada sombra de ojos y quieres reducirla un poco sin tener que desmaquillarte por completo, coge unos bastoncitos de algodón y ve retirando poco a poco la sombra, difumínala con cuidado y prosigue con tu maquillaje.

Para dar relieve a tus pómulos, utiliza dos tonos de colorete diferente. Aplícate el más pálido bajo el ojo, remontando hacia las sienes, y el más oscuro justo debajo; difumina para que se mezclen los colores.

Piel y uñas
Para que tus uñas crezcan mucho más fuertes, sanas y con mayor rapidez, puedes probar a beber antes de cada comida un vasito de agua en la que diluirás una cucharadita de vinagre de manzana.
Para aliviar la rugosidad y el color oscuro que se instala en codos y rodillas, no hay nada mejor (además de hidratarlos diariamente) que aplicarles cada noche un buen masaje con aceite de oliva tibio y azúcar. Con constancia los resultados saltarán a la vista.

Fuente: www.tammystyle.net