Ellas

Entregada al arte

El destino le mostró hace cuatro años que tenía cualidades para el arte. A partir de entonces el norte de su vida ha sido perfeccionar su técnica en el difícil arte de la pintura, a través del cual rinde tributo a la rica herencia cultural de nuestro pueblo

Edith Pineda

“Siempre me había interesado el arte porque mi mamá es una gran artista y he estado expuesta a eso, pero todo comenzó porque mi hermana tenía una revista y un grupo de artistas le hacían imágenes para la sección de Mitos y Leyendas; probé meterme un poquito a ver si tenía cualidades, me terminó gustando y comencé a tomar clases”, relata Alexandra Vaughan Mendieta, de 22 años y originaria de la capital, quien a partir de entonces se ha entregado por completo al aprendizaje del arte.
Alexandra ahora estudia Diseño General con mención en Diseño de Modas en Parson School of Design de Nueva York, Estados Unidos. Paralelamente toma cursos de Arte Clásico para cultivar su conocimiento en este ramo, mismo que hasta ahora ha aplicado para recrear con su talento parte de la herencia cultural nicaragüense.
Es así como logró conformar su colección Mitos, Leyendas y Creencias Nicaragüenses con la que la semana pasada debutó artísticamente en nuestro país.
Los resultados fueron alentadores para la novel artista del pincel, tanto que ya tiene en mente nuevos proyectos. “Quiero comenzar una serie de imágenes de santos, también me gustaría hacer una colección de las canciones nicaragüenses, específicamente de las de los Mejía Godoy”, revela.
Otros estudios
Alexandra inició su formación artística en Managua de la mano de la profesora Johana Espinoza. Luego tomó cursos en la Academia D’Arte, en Florencia, Italia, donde por primera vez tuvo la oportunidad de exhibir una de sus obras inspiradas en las tradiciones pinoleras.
Cuenta que en la Universidad Loyola en Chicago, Illinois, también recibió clases para perfeccionar su técnica en dibujo.
Y es que para Alexandra el arte es el centro de su vida. Las cosas que le gustan están relacionadas con ello, incluso en su tiempo libre, pues éste lo dedica a disfrutar de otras manifestaciones artísticas.
Para ella el pincel es la mejor forma de comunicación que posee, es un vínculo especial con el mundo; reconoce ser de personalidad introvertida así que deja que su talento plasmado en sus obras sea el que revele su esencia.