Ellas

El rito de las cremas

Retrasar el envejecimiento de la piel es el objetivo de todas las fórmulas cosméticas, pero el éxito final de un producto radica en el protocolo de su aplicación, así como en la cantidad exacta y el momento adecuado

Cuidarse la piel no significa aplicarse una crema encima de otra sin criterio ni orden alguno. Es necesario saber qué tipo de piel se posee, qué hidratante es la idónea y cuál es el orden de los productos.
Para acabar con todas las dudas, los especialistas explican cómo y cuándo se deben de aplicar el “serum”, la crema de día, la hidratante de noche, el contorno de ojos, el antiojeras, el producto anticelulítico y los aceites.
SERUM: se debe aplicar con la piel inmaculada y antes de la crema hidratante. Es necesario depositar medio gramo de producto en los dedos y extenderlo sobre el rostro mediante pases horizontales, desde el centro hacia los laterales. No se debe masajear porque se puede alterar su estructura. En el cuello y el escote se aplica con pases verticales desde el mentón hacia abajo.
CREMA DE DÍA: bastará con un gramo de crema de día para hidratar el rostro. El producto, una vez que la piel ha absorbido el “serum”, se coloca en cuatro puntos sobre el rostro: frente, pómulos y mentón. Su aplicación se debe hacer mediante pases circulares con ambas manos, utilizando el dedo índice, corazón y anular, desde el mentón, pasando por el labio superior --donde realizaremos pequeños círculos con el dedo anular--, los pómulos, la nariz y terminando en la frente realizando pases ascendentes. En el cuello y en el escote pondremos la crema en la palma de una mano y la extenderemos con pases circulares descendentes, después pasaremos de la misma forma la palma de la otra mano para conseguir la penetración del producto.
El CONTORNO DE OJOS: para hidratar esta zona se requiere una pequeña cantidad de producto que se debe de aplicar sujetando la piel con el fin de abrir las líneas para que penetre mejor la crema y, a continuación, realizar pases circulares con la yema del dedo corazón durante 15 segundos.
OJERAS: para disimularlas es necesario optar por un producto con efecto blanqueador. Abundante cantidad se aplicará por todo el párpado inferior con alisamientos suaves desde el lagrimal hacia las sienes sin presionar.
BOLSAS: el producto más adecuado debe tener consistencia de gel o fluido y propiedades descongestivas. Se extiende por el párpado inferior mediante presiones suaves y rítmicas desde el lagrimal a las sienes con los dedos índice y corazón. Este protocolo se realizará cinco veces y con ambas manos a la vez. Para evitar las bolsas de los ojos es recomendable no tomar sal en la cena y dormir con almohadas altas.
CREMAS DE NOCHE: se deben trabajar con masajes precisos en las zonas donde más se necesita. El medio gramo de producto se debe aplicar en cada una de las arrugas y dibujar una espiral de abajo hacia arriba sobre el pliegue. Luego se coloca la crema de noche sobre la frente, los pómulos y el mentón y, con ambas manos y apoyando sólo las yemas de los dedos --índice, corazón, anular y meñique-- se dibujan círculos hasta conseguir un masaje relajante. Después se realizan pases largos con las manos en horizontal, desde el centro del rostro hacia el nacimiento del pelo. Cada pase se repite cinco veces. El cuello y el escote se trabajan con toda la mano con pases circulares descendentes hasta el pecho.
CREMA HIDRATANTE DE CUERPO: con pases largos, se aplicará la hidratante primero sobre los brazos, luego sobre el pecho, el abdomen, la espalda y glúteos. Se termina por las piernas desde el pie hacia arriba, con alisamientos ascendentes con las dos manos. Si el producto fuera en forma de gel, apenas se trabajaría para no alterar la estructura.
CREMA ANTICELULÍTICA: estas cremas se deben aplicar primero en la zona donde la celulitis está más concentrada, masajeándola con insistentes movimientos circulares para activar su penetración. A continuación se aplica por toda la pierna, glúteos y caderas también con masajes circulares. Es más efectivo aplicar el anticelulítico todos los días que mucha cantidad de vez en cuando. Los productos con efecto calor se deben aplicar salvando las piernas de rodilla hacia abajo y la cara interior de los muslos.
ACEITES CORPORALES: se deben masajear bastante para activar su penetración. Es conveniente calentarlos en la mano con suaves movimientos circulares antes de extenderlos sobre la piel.