Ellas

La guitarra es su fiel compañera

A lo largo de su carrera musical ha presentado giros entre la energía del rock y la esencia de nuestras raíces a través de los sones nicaragüenses

María Teresa Pérez

Él es el chico de la guitarra, quien, con sus inseparables lentes oscuros, en el escenario provoca el desborde de sus fans, algo que para muchos es una característica muy particular ante la cual nuestro entrevistado reacciona con cierta timidez frente al público.
Edgar Aguilar desarrolla su talento como compositor desde los 18 años y sus canciones sostienen el sabor del rock. Su camino por la farándula inició en 1993, cuando fundó el grupo de Rock Osiris.
Durante su carrera ha presentado giros entre la energía del rock y la esencia musical autóctona a través de los sones nicaragüenses. “En la universidad conocí a Juan Solórzano y con él estuve dos años, pero esta vez con la guitarra acústica”, recuerda.
Habitualmente se le ve acompañando a artistas de la talla de Ramón Mejía (Perrozompopo), Elsa Basil y Moisés Gadea, con quienes inició desde el lanzamiento de sus recientes producciones discográficas.
Edgar estudió Mercadeo y Publicidad, pero su pasión musical superó esta profesión. “Creo que el trabajo de oficina no es para mí, considero que realmente se puede vivir de la música, siempre y cuando sea responsable, disciplinado y un buen administrador, porque siempre habrá tiempos mejores que otros”, comenta.
“Mi carrera es mi hobbie”
Edgar atribuye sus conocimientos musicales a las enseñanzas de su papá, y aunque la música no la veía como una carrera, hoy encierra toda su esencia; es ahí donde disfruta el placer de trabajar y divertirse. No concibe un momento en el cual no esté ensayando o escribiendo alguna canción.
Entre sus colegas hay a quienes les guarda mucho respeto y admiración, pues han contribuido de alguna manera en su vida como grandes ejemplos, entre ellos: Andrés Sánchez, Julio Vásquez, Eduardo Araica y Arnulfo Oviedo (q.e.p.d), “porque para llegar a esos niveles se necesita de mucha disciplina”, dice.
Entre sus proyectos personales figura la consolidación de una familia, pues siente que ya es momento para la llegada de los hijos. “Siempre hay ciertos temores que hasta que no se viven no se experimentan, y creo que ya me van a poner el ‘breake’, dice sonriendo.