Ellas

Mitos y realidades


El cabello es prácticamente el “dolor” de cabeza de la mayoría de las mujeres, pues quienes lo tienen liso lo prefieren rizado, y viceversa. Otra de las inquietudes radica en las precauciones y medidas para tratar los diferentes tipos, ya sea graso o seco. A continuación te dejamos algunas respuestas al respecto.

El pelo se lava todos los días
A menos que vivas en un lugar súper caliente o húmedo y sudes mucho en tu trabajo, es preferible no lavarlo todos los días, porque entre más frecuentemente se lava, más fácilmente se daña.

El talco ayuda a ocultar la grasa en el cabello
Pero hay que tener mucho cuidado en cómo se aplica. Nos pasa a todas un buen día, no tenemos tiempo para lavarnos el pelo y al día siguiente se ve súper grasoso, y tampoco tenemos tiempo de lavarlo. Aquí es cuando el talco ayuda: ponte un poquito de talco en las palmas de las manos y frótalas, luego pásalas sólo por las raíces. Si te pones mucho talco y tienes el pelo oscuro se notará.

El cabello no me crece después que “fulano” me lo cortó
El pelo crece igual, lo que puede pasar es que la persona está tan pendiente del pelo que se pone ansiosa porque crezca. Pero según los expertos, el pelo crece casi siempre a la misma velocidad si estás comiendo de igual forma y con el mismo nivel de estrés.

El pelo crece más rápido si lo cortas en luna llena o cuarto creciente
Según los expertos, esto no es verdad, lee la explicación anterior para conocer las razones.

El pelo rubio atrae más miradas
El pelo claro atrae más miradas porque refleja la luz más que el cabello oscuro. Esto no quiere decir que es más bonito, un cabello bien cuidado es bonito en todos los colores.

Si te sacas una cana te salen dos
Lo que sucede es que las canas salen poco a poco, pero paulatinamente crecen en grupos. Si te sacas una cana, ésta tarda varios meses en crecer de nuevo, y mientras tanto, otras canas ya están también saliendo, pero no son el resultado de la cana que te sacas, pues ya venían en camino sin ninguna ayuda.

Lindisima.com