Ellas

Cómo conseguir un vientre plano

Incluso personas delgadas y activas pueden carecer de un vientre plano, las claves están en comer menos y en incrementar la actividad física

Un vientre liso es la aspiración de toda mujer, especialmente para esta época en la que el sol, la playa y el bikini están a la orden. Para intentar evitar el cúmulo de grasa en el vientre y conseguir una cintura de “avispa” es necesario tener una alimentación sana, además de aumentar la actividad física.
El ritmo de vida actual nos impide dedicar parte de nuestro tiempo al ejercicio físico. Todo esto contribuye a que aumente el volumen corporal y la flacidez. Si tu principal problema reside en el vientre, tienes que tener en cuenta que la clave está en mover los abdominales. Los ejercicios que hacen trabajar los músculos de esta zona, sobre todo los rectos anteriores y los oblicuos, aumentan su tono, lo que produce efectos beneficiosos: por un lado, retienen el contenido abdominal, y por otro, proporcionan un soporte duro y tenso a la piel que los recubre.

Los resultados
Para empezar a notar resultados deberás repetir este movimiento diez minutos diarios. En este ejercicio es esencial la constancia y su correcta realización. Si quieres potenciar sus efectos es aconsejable la aplicación de una crema reductora antes y después del ejercicio.
Las cremas te pueden ayudar. El secreto de su beneficio se encuentra en la aplicación diaria y constante a través de un suave masaje para favorecer la penetración en la piel de todos sus componentes. Estos tratamientos deben ser realizados durante largos períodos de tiempo y hay que intensificarlos en determinadas circunstancias, como los embarazos y las dietas, pues son los momentos más proclives para que las estrías y la flacidez aparezcan.
Incluso personas que son delgadas y activas pueden carecer de un vientre plano, pero tenemos que tener en cuenta que las claves están en comer menos y en incrementar la actividad física.
La vida sedentaria influye directamente en nuestra silueta, que con el tiempo va aumentando en volumen y flaccidez. Si éste es tu principal problema, a continuación te damos unos consejos para que elimines la grasa que te sobre y puedas lucir un vientre liso con la llegada del verano.

Ojo con las dietas
En cuanto a la alimentación, no te pongas a dieta, porque reducirás de todas las partes, menos del abdomen. Los kilos vuelven tan rápido como se perdieron, y encima suelen ser más que antes. Eso sin hablar de los perjuicios para la salud que pueden ocasionar las dietas muy restrictivas.
Las zonas donde se encuentran las reservas son las últimas en adelgazar, así que lo correcto es que reduzcas la ingestión de dulces, grasas, alcoholes, pan, etc., sobre todo que bebas mucho agua: unos dos litros al día. De esta manera, estarás mejor alimentada y perderás toxinas y volumen a largo plazo, lo que evitará la aparición de estrías y descolgamientos. Para ello, empieza poco a poco a controlar la alimentación y, sobre todo, sé constante y mantén los avances que vayas realizando.

Buena postura
La postura es fundamental de cara a la prevención, aparición o aumento de grasa en el abdomen. Una postura erguida evita la aparición de grasa en el vientre o su desarrollo.

Tomado de Mundobelleza.com