Ellas

Por un chapuzón sin riesgos

Para los niños y adolescentes la temporada del verano sugiere darse un chapuzón obligatorio… aunque sea en una piscina inflable y nunca está de más estar prevenido ante cualquier eventualidad

Desde el punto de vista de los escolares, las vacaciones de verano son para divertirse. Los padres, por el contrario, comienzan a preocuparse. La mayoría permanecerá en sus casas "buscando qué hacer".
Meterse al agua es una de sus actividades predilectas y en las que se registran más accidentes en los niños en edades entre 10 y 14 años.

Consejos generales
* Asegúrate de que la persona que queda al cuidado de los niños entienda que más que un favor es una responsabilidad muy seria la que está asumiendo y que no puede desatenderlos ni un instante, especialmente si hay pequeños y una piscina en la casa.
* Otorga toda la autoridad necesaria a la persona que queda al cuidado de tus hijos.
* Establece las reglas de juego, por ejemplo, si le permites al niño montar en bicicleta, es necesario que siempre lleve su casco protector.
* Deja las instrucciones sobre cómo llamar a los servicios de emergencia en caso de que llegase a presentarse una eventualidad. Si se trata de algo grave, la persona a cargo debe saber que primero tiene que llamar al servicio de emergencia (Cruz Roja 128, Bomberos 115 y 120) y luego tratar de localizar a los padres.
* Cuando la actividad que van a realizar tus hijos es fuera de la casa, sugiere que lleven, si es que tienes la opción, un teléfono celular.

Evitando accidentes
Los accidentes en piscinas, lagos, ríos, canales o en el mar son muy comunes en la época de verano. La mejor medida preventiva es enseñar a los niños a nadar y hacerlos conscientes de sus limitaciones.
El cansancio al nadar, cuando tratan de ir más allá de sus capacidades, es la principal causa de ahogamiento en nadadores, incluyendo adultos. El uso de dispositivos de flotación es útil, pero esto no debe suponer que podamos bajar la guardia.

Otros consejos:
* Evita la ingestión de comidas abundantes antes de nadar y que se metan al agua con comida o goma de mascar en la boca.
* Mientras un niño está en el agua no lo debes desatender ni por un instante.
* Colocar barreras protectoras alrededor de la piscina es una buena opción.

* Tomado de Univisión Online