Ellas

El bendito amor no es ciego


EFE
Al contrario de lo que se piensa, el amor se mueve por razones científicas ajenas al corazón. Eso es lo que afirma en su último libro el escritor y periodista Eduardo Punset, que fue economista del Fondo Monetario Internacional en Estados Unidos.
El amor siempre ha estado asociado a la moral, al corazón. Durante muchos siglos se ha pensado que se trata de un sentimiento ajeno a la mente, al que no se le podía dar ninguna explicación científica. Pero Punset asegura que el amor sigue unas razones evolutivas y biológicas, y, por lo tanto, científicas.
El amor, ese sentimiento aparentemente irracional, que nos vuelve, en ocasiones, irremediablemente vulnerables, inseguros y celosos, no es más que un mero instinto de supervivencia, según Punset.
Claves
Según una vieja leyenda griega elaborada en el Banquete de Platón, las personas éramos al principio de nuestra existencia unos seres orgullosos, con dos cabezas, cuatro brazos y cuatro piernas, hasta que un día Zeus decidió como castigo partir nuestro cuerpo en dos. Desde ese día, cada una de las partes busca sin cesar su otra mitad.
Punset (Barcelona, España, 1936) cuenta en su último libro, “El viaje al amor”, que así era cómo los antiguos griegos explicaban nuestra constante búsqueda del amor.
Siempre ha existido, según Punset, el impulso de fusión con el otro. Fue eso, precisamente, lo que le llevó a reproducirse a la primera célula que habitó el planeta, y lo que, todavía hoy, hace que millones de personas decidan iniciar una nueva vida junto a otra.
El autor asegura que la ciencia también revela otras claves del amor y de la vida en pareja, cómo el porqué de la monogamia o del enamoramiento.
Según Punset, es habitual que la monogamia sea en la actualidad la forma más extendida de la relación en pareja porque los padres siempre han mostrado a lo largo de la historia su preocupación para que sus crías salieran adelante.
El enamoramiento tampoco es irracional, ni acientífico. “Para que tal sensación se convierta en amor es necesario que la memoria no encuentre en sus archivos nada semejante”, comentó el escritor. El atractivo debe resultar inédito.
Punset también reveló algunas claves de la selección sexual, de qué es lo que nos mueve a la hora de escoger pareja, qué es lo que nos decanta por una u otra persona.
El escritor se apoya en las recientes investigaciones científicas que aseguran que la selección sexual, es decir, nuestra elección de pareja, tiene mucho más que ver con las razones de simetría del rostro de nuestro compañero que con las razones y gustos culturales.
Punset también es consciente de que el amor y nuestra capacidad de amar tienen mucho que ver con nuestras primeras experiencias.
Nuestra infancia determina en gran parte, según el autor, el desenlace del amor adulto. Asegura que la falta de amor materno durante la etapa de niñez hará a la persona menos segura que el resto.