Ellas

Corazón atleta

Lejos de hablar de los reconocimientos que ha obtenido como atleta, esta joven prefirió compartir con ELLAS los valores que como persona ha cultivado gracias a la práctica deportiva

Edith Pineda

“Disciplina, el saber que puedo hacer cualquier cosa que me proponga y espíritu competitivo” son los aportes de vida que ha dejado la práctica deportiva a Henrriette Guadamuz Sampson.
Desde niña sus maestros le ayudaron a cultivar las cualidades que demostraba para el deporte, haciéndola parte del equipo de atletismo. “En la secundaria continué asistiendo a las competencias colegiales en donde siempre me destaqué. Fue hasta en quinto año que decidí comenzar a entrenar y ya tengo tres años y medio en esto”, relata la joven nacida en la ciudad de León el 25 de septiembre de 1987.
Actualmente combina su pasión por el deporte con sus obligaciones universitarias. Su mayor sueño es culminar sus estudios, y en eso su condición de atleta dice que le aporta mucho, pues le ha cultivado “un carácter fuerte que me ha ayudado a salir adelante ante cualquier problema”.
¿Cómo encontrás el balance? “Mucho se lo debo a mis profesores, porque han sido comprensivos y me reprograman los exámenes muchas veces... mis compañeros me prestan sus apuntes y me explican las clases cuando he estado ausente. En cuanto a mí, he tratado de ser una persona equilibrada, organizada y poner primero lo más importante, no importa si entrene de tarde o de día, siempre encuentro tiempo para el estudio”.
Henrriette dice que fuera de los reconocimientos que pueda obtener por su desempeño atlético, lo que más satisfacción le deja el deporte es “el saber que todas las metas que me proponga las puedo cumplir con esfuerzo, dedicación y sobre todo disciplina”.
Entre esas metas ubica su aspiración de “buscar un récord centroamericano en los 400 metros planos”, revela.
Su espíritu atleta la motiva a exhortar a otros jóvenes, siempre que tiene la oportunidad, acerca de la importancia que es para la salud mental y física la práctica del deporte.
En su caso recalca que “el hecho de no dejarme vencer por las diferentes situaciones a las que me he enfrentado en la vida y sobre todo perseverar y no perder el ánimo”, es algo que ha cultivado gracias al deporte.
A eso súmenle el que Henrriette se mueve por la vida con una actitud alegre, extrovertida, sencilla, eso asegura es lo que aporta el equilibrio en su vida.