Ellas

Un abogado con espíritu altruista

Su labor profesional la liga al ámbito social, por lo que entre sus metas considera la docencia como una herramienta que le permita dejar una huella en el país

Ma. Teresa Pérez
Al primer contacto, descubrimos que Rafael Ernesto Romero Moreno es un joven atento y colaborador, y aunque no es un modelo experimentado, frente a nuestro lente lució.
Es un abogado en plena juventud y con metas definidas. Su labor profesional la liga al ámbito social, buscando desarrollar su espíritu altruista.
Trabaja para la Comisión Presidencial de Competitividad y colabora en el proceso de construcción de la Agenda Local de Granada, en el marco del mejoramiento del clima de negocios y la competitividad del departamento.
“Junto con los actores y autoridades locales pretendemos establecer alianzas estratégicas entre el sector público y el privado para llevar a cabo una serie de tareas que tienen como fin último mejorar el nivel de vida de cada uno de los granadinos. Trabajar con los pequeños y medianos productores ha sido una experiencia muy enriquecedora, ellos son el motor de todo este proceso”, expresa al referirse a la elaboración de la Agenda.
En este sentido, Rafael confiesa que la pasión por su trabajo es precisamente tener contacto con las personas, aunque reconoce que estar en este proyecto no ha sido fácil, pues hay que involucrar a otros actores locales, que por distintas razones no han podido integrarse a este esfuerzo.
“Queremos hacer de esta Agenda un instrumento en el que cada individuo se sienta identificado y se apropie de ella. Hoy la participación ciudadana parece estar en boga, creo que no puede ser forzada, debe estar fundamentada en un interés colectivo”, comenta.
Rafael considera preciso detenerse un poco en el transcurrir de la vida y disfrutar de los detalles, “que a fin de cuentas son los que me llenan”, enfatiza.
“Mi mayor reto ha sido salir de mi casa todos los días y enfrentar mis principios con un esquema de antivalores, y de esa batalla salir victorioso”.

En corto
Nuestro entrevistado capitalino compartió con nosotros sus metas a corto plazo. Comenta que le gustaría estudiar una maestría que le permita desenvolverse en otras actividades que fortalezcan sus habilidades. Además, pretende seguir buscando ayuda para jóvenes de escasos recursos económicos y con problemas de salud, como el caso de Erlin Sosa, un muchacho de 16 años que vive en La Dalia y que perdió su pierna a causa de un cáncer en los huesos, por lo que ahora necesita una prótesis.
Entre sus planes también figura renovar el sitio web rincón jurídico, para fomentar el análisis y la investigación de los estudiantes de Derecho. “También estoy interesado en establecer una oficina donde se les brinde asesoría jurídica a pequeños y medianos productores, esto va más allá de simplemente ayudarles con los trámites para comercializar sus productos. De alguna manera me gustaría regresarle a la sociedad lo que ella me ha dado en todos estos años”.
A manera personal este joven de 25 años contempla la formación de su hogar. “Me encanta la idea de ser padre, sin duda alguna creo que cuando nazcan mis hijos la vida será aún más maravillosa.
Espero poder mantener a mi familia unida y tener un matrimonio sano”.
“Me atrae mucho la academia, no descarto la posibilidad de estudiar un doctorado. Quisiera ser un buen docente y compartir mis conocimientos adecuadamente, es decir, como profesor me gustaría dejar huellas y aportar un grano de arena al desarrollo de nuestro querido país”.
Rafael aprecia la literatura de Ernesto Sábato. Disfruta mucho la música de Perrozompopo, Moisés Gadea, Norma Helena Gadea y muchos otros talentos (algunos momentáneamente desconocidos) nicaragüenses. Le gusta la fotografía y de vez en cuando el cine.