Ellas

Cinco errores fatales al vestirse

Nadie lo hace a propósito, pero cuántas son las que visten mal cuando no están permitidos errores de apariencia. Si quieres evitar cometer un error fatal, presta atención a las siguientes reglas

Elementos fuera de proporción
Si eres pequeña, necesitas estampados diminutos, collares, joyas y cosas por el estilo. Si eres robusta, necesitarás grandes piezas. Si eres de tamaño normal, opta por elementos de tamaño medio. El concepto es simple y directo, y aun así nos cansamos de ver todo el tiempo mujeres usando prendas que exageran o disminuyen sus complexiones.

Exceso de accesorios
Una de las grandes tendencias de esta época es llevar un montón de pulseras, collares y/o colgantes. Estos accesorios pueden lucir bien cuando se los combina con siluetas simples que les permitan brillar.
No cometas este error. Elige un punto focal y mantente apegada a éste. No luzcas como si alguien te hubiera cubierto de accesorios y tú olvidaras decir “basta”. Por lo tanto, procura pensar bien antes de trasponer la línea de la vulgaridad con tus accesorios.

Mal calce
Si sueles comprar las prendas directamente de los estantes, sin siquiera pasar por el probador, considérate una mujer afortunada. La mayoría no podemos hacerlo. Incluso, muchas compramos de modo que consigamos meter la parte más grande de nuestro cuerpo en la ropa mientras que el resto queda perdido o rebalsa del resto de la prenda.
Puede ser un verdadero desafío, de a ratos, particularmente si usas algún talle extraño o, como muchas, utilizas distintos talles en la parte superior y en la inferior. A menudo debemos recurrir al sastre. Si gastas demasiado en tu ropa o sueles aparecer frente a audiencias con regularidad, insiste con la sastrería.

Cabello o maquillaje inapropiados
Usar el mismo peinado y el mismo maquillaje todos los días para cada actividad es igual a usar los mismos zapatos para ir a la oficina, simplemente no funcionará. Según lo que estés haciendo, estarás demasiado o muy poco vestida para la ocasión o vestida de forma inapropiada.
Recoge tu cabello y usa maquillaje claro cuando vayas a ejercitar para mantenerte fresca y no taponar tus poros. Peina tu cabello y maquíllate en el trabajo para lucir arreglada y profesional.
Piensa de la cabeza hasta los pies, y no desde el cuello hasta los pies, sobre todo porque cambiar tu peinado y tu maquillaje es una forma sencilla de lucir un look completamente distinto.

Exhibición de piel
Con esas espaldas descubiertas, esos tajos atrevidos, esos escotes generosos y otras exhibiciones de carne llamativas, algunas mujeres obtienen demasiada atención. Desafortunadamente, esto no siempre es positivo.
No hay misterios a la hora de adivinar el porqué. Las personas te tratarán del mismo modo que tú te tratas. Si te encargas de ponerte un valor determinado, lo mismo harán los demás. En definitiva, tu vestido debería estar lo suficientemente ajustado como para mostrar que eres una mujer, pero a la vez tan suelto como para dejar en claro que eres una dama.

FUENTE: enplenitud.com