Ellas

Piernas de impacto

Para cuidarlas y evitar molestias como sensación de pesadez, temblores, calambres o aparición de pequeñas várices, es necesario seguir determinadas rutinas y ejercicios

En nuestra época las piernas son consideradas como una de las partes más sensuales y seductoras del cuerpo femenino. La moda actual exige, en efecto, unas piernas bien cuidadas y torneadas.
Las piernas soportan, además, una gran carga de trabajo durante el día y de su desempeño depende en gran medida la agilidad y elasticidad del cuerpo. Para cuidarlas y evitar molestias como sensación de pesadez, temblores, calambres o aparición de pequeñas várices, es necesario seguir determinadas rutinas y ejercicios.
A continuación le dejamos consejos útiles para mantenerlas bellas y saludables.

¿Cómo lucir unas piernas atractivas?
• Use tacones de menos de seis centímetros de alto, así disminuirá el riesgo de problemas circulatorios.
• En las noches humedezca sus manos con aceite y masajee suavemente sus piernas de abajo hacia arriba comenzando por el tobillo.
• No olvide que para lucir unas piernas espectaculares se deben tener los pies muy bien cuidados y libres de callosidades; para lograrlo hágase un pedicure cada ocho días.
• La piel de sus piernas tiende a resecarse por estar demasiado cubierta o bañarse con agua muy caliente; esto se puede contrarrestar agregando un poco de aceite, puede ser de girasol, a su baño y usando un jabón suave que no irrite su piel; también masajeándolas con generosa cantidad de crema y loción para el cuerpo. Cualquiera de esos procedimientos es útil para devolverles la humedad.

Piernas que cautivan
Si toma en cuenta los siguientes consejos, con seguridad sus piernas atraerán más de una mirada:
• No olvide que las piernas son uno de los atractivos más importantes del cuerpo femenino: para mantenerlas suaves y firmes debe dedicarles por lo menos diez minutos al día.
Para dar elasticidad y firmeza a sus músculos, póngalas todos los días, por espacio de cinco minutos, debajo de un chorro de agua fría y aplíqueles después una leche humectante a manera de masaje; esto último evitará que se perciban asperezas a través de las medias veladas.
• Cuando llegue a su casa, aplíquese de nuevo una ducha de agua fría y hágase los masajes comenzando por los tobillos; luego coloque las piernas durante media hora hacia arriba y contra la pared; finalmente, relájelas sobre una almohada, de modo que siempre se encuentren en una posición más alta que la de la cabeza; esto le ayudará a sentirse como nueva.

Tomado de EnColombia.com