Ellas

Salvando vidas y robando suspiros

Es médico y se especializa en cirugía; también es modelo profesional y próximamente participará en Nicaragua Moda 2007.

María Teresa Pérez

Las esplendorosas tierras del Caribe nicaragüense lo vieron nacer y crecer. Él es Kurt Berry, un hombre que se describe como el ser humano que sobre todas las cosas considera el amor como la base de todo gran proyecto.
El joven de ojos verdes y piel morena asegura ser un médico por vocación, pues desde su infancia se sintió atraído por la medicina. Cuenta que la llama se le despertó fuertemente durante el huracán Juana, el cual estremeció la costa caribeña en 1988.
“Esto me impulsó a estudiar medicina aunque estaba pequeño aún. Con el desastre nada quedó en pie, habían enfermos, personas con hambre y muchas dificultades, por eso la gente se ordenó en grupos y yo me incorporé en las brigadas médicas. Me encantó ayudar y saber que era útil, fue una forma bonita de llegar a la gente”, recuerda.
Kurt en marzo próximo culminará su especialidad en Cirugía y luego pretende hacerlo en cirugía plástica. “Lo que más me apasiona de la cirugía plástica es la parte reconstructiva y ofrecer ayuda a quien lo necesite”, comenta.
La medicina no es fácil, asegura que hay muchos retos, pues no siempre se ayuda de la manera que se quiere. “Los grandes retos de la medicina son la impotencia ante la muerte, los cánceres, pues muchas veces sólo podemos ofrecer un apoyo y no una cura, eso es bastante impactante”.
Una vez terminada la especialidad, el principal objetivo de Kurt es regresar a su natal Bluefields para devolver a su gente un poco del cariño, sacrificio y apoyo que invirtieron.

En las pasarelas
La pasión de Kurt también está en las pasarelas, incluso participó en un certamen de belleza masculino y desde 2005 es modelo activo de la agencia de modelos Imperio’s Management Nicaragua.
“Lo bonito de esto es poder proyectar tu personalidad porque no cambias por estar en la pasarela”, mantiene Kurt. Pese a los comentarios que suelen manifestarse de parte de quienes no comparten la idea del modelaje masculino, Kurt opina que “con el tiempo se van cambiando la forma de ver las cosas, personalmente no me ha afectado, por un comentario no va a cambiar quién soy, ni hará que me sienta menos realizado como persona y profesional”, dice.
Asegura que frente a las adversidades siempre ha tenido su heroína silenciosa, su madre, quien lo ha impulsado a salir adelante con amor. Próximamente el modelo de 30 años participará en Nicaragua Moda 2007, que se realizará en abril.