Ellas

Con el corazón en el Caribe

Su carrera de modelo la apasionó tanto que ahora trabaja para proyectar a jóvenes con potencial para sobresalir en este ambiente

Edith Pineda

Por sus venas corre una composición sanguínea que fusiona tres culturas: alemana, miskita y negra. Esa combinación racial no es algo raro en la Costa Caribe de Nicaragua de donde es originaria la modelo Luisa Ortega; incluso es lo que hace especial a los habitantes de esa región de nuestro país.
Luisa es una muchacha jovial, entregada a lo que hace y súper entusiasta. Se revela como una persona un tanto fuerte de carácter, “cuando me fallan”, aclara.
Nació en la ciudad de Puerto Cabezas hace 21 años, y desde que se trasladó a la capital cautivó tanto con su bien dotado físico que rápidamente logró ubicarse entre las modelos más cotizadas de nuestro país, tanto que ha hecho comerciales para países como El Salvador, Costa Rica y Guatemala.
De modelo a empresaria
Fue escogida Top Model Nicaragua en 2006, y ha sido imagen de marcas de prestigio con presencia nacional; esa experiencia es ahora la base sobre la cual Luisa cimienta su nueva faceta como empresaria.
En enero pasado Luisa constituyó su propia agencia de modelos bajo el nombre Top Models VIP, un concepto “novedoso en Nicaragua, cuyo staff está integrado por chicas bellas, preparadas para representar una marca en todo su sentido y no sólo para adornar un evento”, explica.
Y como Luisa se considera una mujer segura, disciplinada y comprometida con su desarrollo, combina su faceta de empresaria y modelo con los estudios. Cursa el tercer año de Administración de Empresas, algo que en el futuro considera le será de mucha ayuda para crecer.
“Mi principal interés es proyectar la belleza de la mujer nicaragüense, de la mujer de la Costa Caribe, que muchas veces por falta de oportunidades no crece en el mundo del modelaje, pese a que tiene todo el potencial”, sostiene.
Es por eso que Luisa pronto viajará a Italia y a Nueva York, donde ha sido invitada a participar en pasarelas y eventos relacionados con el mundo de la moda. El propósito principal de Luisa es hacer nuevos contactos y aprovecharlos para abrir camino a las modelos nacionales que tienen dotes para sobresalir en esos mercados, dice.
Se considera “una mujer bastante activa, con la capacidad de tener bajo control muchas cosas al mismo tiempo”.

Su vida
Aunque a una mujer escultural como ella le sobran pretendientes, actualmente su corazón está vacante. Comenta que es exigente en materia de amores, pues por ser modelo, “muchos se le acercan viéndola como un objeto al cual exhibir, y cuando yo siento eso, me aparto inmediatamente… uno no puede dejarse llevar por el exterior, no me parece justo que sólo busquen una cara y un cuerpo bonito, yo soy mucho más que eso”, menciona.
Se declara una muchacha sencilla, generalmente viste de jeans y súper casual. Cuando no está trabajando adora salir entre amigos, y sobre todo, disfruta visitar su tierra, de la cual se siente orgullosa.