Ellas

La piel y el verano

Cada piel es única y diferente, pero a todas las une la coincidencia en la necesidad de un buen tratamiento. Con la llegada del calor del verano, cualquiera de ellas puede sufrir sequedad y aspereza, le dejamos algunos consejos para evitarlo.

Algunas recomendaciones básicas para cualquier tipo de piel es no lavar el rostro con agua y jabón sino con alguna crema de limpieza o tónico especial a tal efecto.
Utilizar leche de pepino disuelta en agua (especial para pieles mixtas) que agrega frescura y brillo a la piel.
Utilizar loción de hinojo como mascarilla (recomendable para las pieles grasas) que también sirve para la zona del cuello.
Es adecuada una mascarilla de huevo, que es rica en nutrientes (especial para las pieles secas y delicadas). Se debe siempre efectuar los tratamientos en los momentos de mejor aceptación, es decir, cuando la piel está más sensible a los cambios. Las células de la piel del rostro se renuevan por las noches (tres veces más rápido que durante el día), por lo que el mejor momento para actuar, es durante la mañana, eliminando los restos que hayan quedado del proceso de regeneración.
Durante la mañana, la piel elimina la mayor cantidad de toxinas acumuladas, especialmente en épocas de calor, cuando se produce el mayor envejecimiento de la epidermis.
El sol
Las pieles delicadas, que sufren con la exposición al sol, deben ser protegidas del contacto directo con los rayos solares, para prevenir la aparición de manchas que muchas veces terminan transformándose en cicatrices insalvables.
Si bien el sol aporta vitamina D, también puede causar serios daños en algunos tipos de piel especialmente delicadas, que deben ser analizadas por un dermatólogo antes de ser expuestas al sol. Este control es importante que sea realizado cada año, debido a que la epidermis cambia sus condiciones muy rápidamente.
La dieta y su relación con la piel
Las pieles grasas normalmente se relacionan con una alimentación grasa.
¿Qué tipo de comidas es conveniente ingerir cuando se sufre de este problema?
Siempre son recomendables los jugos de frutas naturales, alimentos no cocinados en exceso y verduras crudas.
Lo que no se recomienda son los picantes, pues éstos favorecen los enrojecimientos e irritaciones, tampoco es adecuado el consumo de alcohol.
Por otra parte, la liberación de toxinas de la piel puede verse favorecida por la práctica de algún ejercicio periódico, y por el cuidado apropiado según la problemática.
¡Cuídese y luzca espléndida durante el verano!
Tomado de Astrolabio.net