Ellas

Aprendé a controlarlos

La porosidad de nuestra piel hace que ésta se vea uniforme y firme o irregular y flácida. Hay muchos mitos respecto al tamaño de los poros. Los poros, aunque te suene a mentira, nunca se cierran, pero hay buenas noticias para controlarlos, de manera que te aconsejamos que sigás leyendo.

El tamaño de los poros está determinado principalmente por nuestros genes. Sin embargo, el cuidado de la piel tiene también una gran influencia. Cuando los poros se llenan de secreciones grasosas y sebáceas tienden a abrirse.
Esto sucede porque las secreciones naturales de piel se acumulan en los poros debido a que no pueden salir, pues son obstruidos por las acumulaciones de células muertas y otras impurezas. Una vez que los poros están abiertos no se pueden volver a cerrar. Es un mito que los poros se abren y cierran.
Como es de esperarse, a medida que los años pasan los poros se agrandan más por el efecto acumulativo. Muchas veces vemos a personas que en su juventud tuvieron una piel bella con los poros alrededor de la nariz tan abiertos que hacen que la punta de la nariz se vea más grande. Otra razón por la que los poros se abren más a medida que pasan los años es la pérdida de la elasticidad en la piel.

Algunas soluciones
Aunque no podemos cambiar el tamaño de los poros, eso no significa que no podemos hacer nada al respecto. Hay varias formas para que los poros se vean más pequeños y, aún más importante, para evitar que sigan agrandándose.
La forma más fácil y efectiva es evitar que las acumulaciones de células muertas e impurezas obstruyan los poros. Para esto hay varias técnicas. La más obvia es mantener la piel limpia. Nunca dormir con maquillaje es uno de los consejos más importantes. El uso de cremas y leches limpiadoras y tónicos o astringentes nos ayuda a mantener la piel limpia.
También pueden usarse productos exfoliadores para asegurarnos de que estamos removiendo las células muertas constantemente. Las mascarillas purificantes también son importantes porque ayudan a sacar impurezas que se acumulan en capas más profundas de la piel. Entre estas mascarillas se encuentran las de arcilla, que pueden comprarse o hacerse en casa.
Entre los productos más usados para exfoliar la piel a niveles más profundos se encuentran las cremas con retinol, vitamina C, ácido glicólico y otros antioxidantes. La microdermabración también ayuda a que los poros se vean más pequeños.
Las líneas de cosméticos están conscientes de que los poros abiertos es una condición que afecta a muchas mujeres y han empezado a producir cremas especiales para mantener los poros limpios y ayudar a que se vean más pequeños. Los efectos de estas cremas y tónicos son temporales. Actúan limpiando la piel y produciendo irritaciones mínimas, lo que hace que los poros se unan. Las tiras adhesivas para eliminar puntos negros también ayudan a mantener los poros limpios.

FUENTE: lindisima.com