Ellas

Las primeras canas

Es inevitable, en algún momento de tu vida las vas a ‘sufrir’, sin embargo, los tintes son un buen método para cubrirlas

El color natural del pelo no es estático, sino que se modifica con el paso del tiempo. Existen diversas soluciones para que le hagás frente a tus primeras canas y te las saqués de encima.
¿Por qué aparecen las canas?
En realidad, la aparición de canas no sólo depende del paso del tiempo, sino que, también, actúan factores genéticos. Ahora bien, ¿por qué se producen las canas? Parece que el organismo, debido a la vejez, el desgaste o por herencia genética, deja de realizar la producción de pigmentos, por lo que aparece el pelo sin color, el pelo blanco.
Sin embargo, las canas de los primeros años siguen siendo tan saludables y fuertes como el pelo naturalmente pigmentado, por eso, no hay razón para que quienes padecen este envejecimiento prematuro del pelo nos resignemos a parecer unas ancianas, a no ser que algunas decidan que las canas son muy respetables a cualquier edad.
Posibles soluciones
Podemos establecer cuatro etapas en la aparición de canas:
• Pocas y finas: aparecen alrededor de los treinta años o antes. Tienden a aparecer en zonas delanteras como las patillas, las sienes o sobre la frente. Todavía no es recomendable recurrir a las tinturas, lo mejor son los reflejos o las mechas que se realizan en las peluquerías. Las rubias pueden hacerse reflejos dorados o cobrizos, a las morochas les quedan mejor los reflejos en distintos tonos de caoba.
• Cuando empiezan a notarse: las canas se notan con una simple mirada sobre el pelo. Lo mejor es aplicar productos de coloración directa, la ventaja de esta clase de productos es que no penetran en la raíz del pelo, sino que, solamente, se fijan sobre la capa externa y desaparecen en unos cuantos lavados sin dejar rastro. En la peluquería, por lo general, aplican el Egiptyan Henna o el Color Touch de Wella. Si preferís quedarte en tu casa, en el supermercado podés comprarte el Casting de L’Oreal o el Soft Color de Wella.
• La mitad más uno: el enemigo está adentro y ya nos ocupó la mitad de la casa. No desesperen, existen soluciones. Podemos seguir evitando la tintura definitiva utilizando el llamado shampoo color que posee un efecto light de oxidación. No se va con los lavados, pero solamente nos proporciona una serie de luminosos reflejos que disimulan las canas, no cambia el color del pelo.
• Casa tomada: sólo queda una mínima porción de pelo que ha logrado escapar de la invasión blanca, ya no podemos eludir el problema, debemos recurrir a una solución definitiva: la oxidación o tintura tradicional. Es el único proceso que logra cubrir todas las canas: el tinte penetra en la raíz capilar y aporta pigmentos artificiales, por lo que cambia totalmente el color natural del pelo. Puede ser más claro o más oscuro, según el tono elegido. La tintura dura alrededor de un mes, pasado ese tiempo comienzan a crecer las raíces. Cuando se utiliza este procedimiento se debe ser muy constante en el mantenimiento del color. Existe una gran variedad de tonos y de productos, los más usados en las peluquerías son: Majirel de L’Oreal y Color Perfect de Wella. También podemos utilizar productos en casa como Koleston de Wella o Preferance Excellence de L’Oreal.