Ellas

Dependientes del amor

Cuando ese amor cae en la dependencia extrema significa que caemos en la adicción, lo que clínicamente es catalogado como un trastorno de la personalidad

Edith Pineda

Dicen que en cosas del amor no existen límites ni medidas, que no se puede amar mucho ni poco, simplemente se ama. Pero, ¿cómo se puede manejar el amor para que no nos lleve del ideal mundo rosa a un verdadero infierno? ¿Qué sucede cuando dependemos tanto del ser amado?
Así como hay amores que construyen y nos hacen crecer, hay otros tan obsesivos que nos pueden conducir a un precipicio. El límite entre ambos radica en nuestra madurez para asumir la vida en pareja.
Un trastorno de la personalidad
Cuando ese amor cae en la dependencia extrema significa que caemos en la adicción, lo que clínicamente es catalogado como un trastorno de la personalidad.
Según la doctora Gioconda Cajina, tener pareja es una necesidad creada del ser humano, incluso para reafirmar su condición de hombre o mujer.
“La necesidad obedece a aspectos físico-materiales y a aspectos metafísicos o espirituales”, explica la especialista.
La doctora aclara que el “el adicto --la persona que depende de algo o alguien-- enfrenta un problema de inmadurez de la personalidad que radica en no tener la capacidad de controlar sus pensamientos y sus actos”.
“La dependencia de la otra persona tiene aspectos físicos y psíquicos que es cuando caigo en la inseguridad total y mi seguridad depende de que otra persona me reafirme, inclusive, mi condición de mujer”, argumenta la doctora.
El origen
Y es que la dependencia resulta de las carencias que poseemos. Dichas carencias son producto de los vacíos que podemos haber enfrentado en la etapa del desarrollo.
Influye mucho el sistema educativo, la familia y los factores sociales; pues son los que proporcionan los insumos en el proceso de amoldamiento de la personalidad de cada individuo, sostiene Cajina.
Advierte que “toda persona que ha tenido un duelo patológico es propensa a ser adicta a algo o alguien… ser adicto a alguien significa que toda mi seguridad y fortaleza depende de que yo tenga a esa persona a mi lado”.
Señales de dependencia
En pequeñas cosas podemos identificar si estamos siendo dependientes de nuestra pareja. El querer conocer los pensamientos y sentimientos del otro son signos.
Controlar sus movimientos, sus amistades, sus llamadas y el constante monitoreo son también algunos características de la personalidad dependiente.
No obstante, el tener la capacidad de identificar que estamos fallando y volvernos concientes de que estamos padeciendo dependencia ayuda mucho a encarrilar nuestra vida en pareja.
Según criterio de la especialista, la dependencia afecta tanto al otro que puede llevarlo a desarrollar una personalidad similar.
Es importante replantearse la vida en pareja y lo que queremos como individuos.
Créditos
Modelos: Ericka Pineda y Alejandro Gámez.
Agencia: Top Models VIP. Teléfono: 244-2369
Moisés López / END