Ellas

Color para tu boca

El seleccionar el adecuado no es nada fácil, por eso te traemos varias recomendaciones para que sepás distinguir y elegir

El lipstick o lápiz labial es el producto de maquillaje preferido de las mujeres, ya que aún las que no se maquillan no pueden dejar a un lado la tentación de aplicarse un poco de vez en cuando, aunque sea en un tono muy natural.
El elegir el adecuado no es nada fácil. Quizá te haya sucedido que cuando vas a comprar un lápiz labial te lo probás en la tienda y lucís maravillosa, pero llegando a tu casa, quién sabe qué sucedió, porque o lo traés corrido o ni se te nota.
Por eso, antes de elegir un labial, te recomendamos lo siguiente:
1. Probá su duración. Para saber si un lápiz labial será de larga duración realizá la siguiente prueba: pintate una raya del lado contrario de la palma de tu mano y frotalo. ¿Cómo se sintió? Resbaloso, grasoso, quedó mucha pintura en tu mano o se fue por completo.
Mientras más cera tenga un labial, más grasoso y brilloso se verá y sentirá, por lo que más poco tiempo durará puesto. La cera se derrite, sobretodo con el calor, así que en los días calurosos no es recomendable que comprés un labial cremoso. Si demasiado lápiz labial quedó en tu mano después de haberlo frotado significa que el producto no es demasiado fuerte como para mantener el color. Si se unta todo en tu mano también se correrá por todos tus labios.
2. El mito de los colores mate. Quizá pensés que los labiales color mate tienen una mayor duración, pero no es así. Los lápiz labiales mate pueden resecar tus labios, lo que hará que sintás la necesidad de mojarlos a cada rato, por lo que el color desaparecerá, sobretodo en la mitad de los labios, así que mejor buscá un término medio.
3. Saber cómo aplicarlo. Para que un lápiz labial luzca bien, además de que debe ser el adecuado para la persona que lo usará, deberá ser aplicado correctamente para su mayor duración. Algunos consejos son:
• Podés aplicarte un labial mate sólo como base del mismo tono del que usarás.
• Usá un delineador de labios del mismo tono que el lápiz labial o más claro, esto te ayudará a definir la forma de tus labios.
• Aplicá el lápiz labial con una brochita pequeña especial para ello; esto es porque cuando te lo ponés directamente del tubo labial te estás poniendo cerca de 5 ó 6 capas, cuando las necesario son, a lo mucho, cuatro. La brocha aplicará una capa más profunda, lo que hará que el lápiz labial dure más.
• Si te aplicaste un exceso de lápiz labial, para evitar mancharte, colocá un pañuelo desechable sobre tus labios y cerralos.
• Después de quitar el exceso de pintura de tus labios aplicate un poco de sombra del mismo tono o polvo de tu maquillaje, para que dure más tiempo.
• Por último, aplicá una capa de brillo o “gloss”, pero sólo colocalo en el centro de ambos labios y apretalos, con lo que se creará una ilusión óptica de que hay brillo en toda tu boca. Introducí un dedo en tu cavidad bucal, apretalo con los labios y sácalo para retirar el exceso.
*Tomado de www.lauramartino.com