Ellas

Envejecimiento en “dulce”

El exceso de azúcar se acumula fuera de las células, donde reacciona con la red de fibras de proteína que dan elasticidad a la piel

Las últimas investigaciones indican que el exceso de azúcar puede formar PFG, un desecho dañino que hace envejecer la piel.
Eso no significa que los azúcares son malos, ya que el cuerpo necesita cantidades moderadas de éstos para metabolizar y obtener energía. Pero las células sólo pueden manejar cierta cantidad. El exceso de azúcar se acumula fuera de las células, donde reacciona con la red de fibras de proteína que dan elasticidad a la piel. Los productos de desecho dañino que provienen de esa reacción, a la que los científicos llaman Productos Finales de la Glicolización, (PFG) contribuyen al envejecimiento.

¿Qué produce PFG en nuestras dietas?
Azúcar en exceso. El almidón y otros carbohidratos complejos agravan el problema porque éstos se convierten en azúcares durante el proceso digestivo.
También poca fibra. Comer más fibra permite al cuerpo manejar mayor cantidad de azúcar porque hace que se absorba menos.
Mucha comida procesada. Las comidas que combinan azúcar con proteínas a altas temperaturas pueden tener PFG "pre-formadas" en ellas.

¿No son los PFG parte del proceso normal de envejecimiento?
No necesariamente. Normalmente los científicos esperan ver cierta cantidad de formación de PFG a partir de los 40 años. Recientemente se ha encontrado PFG en edades mucho más tempranas, debido probablemente al tipo de dieta. Los PFG también hacen que la piel se vuelva más vulnerable a la exposición solar, considerada por los dermatólogos como la causa principal del envejecimiento prematuro.

¿Qué puede ser considerado como "exceso" de azúcar?
Es difícil de decir, ya que la cantidad de azúcar que las células pueden absorber varía en cada individuo. Los investigadores están estudiando la formación de PFG para determinar de qué forma están ligados al exceso de consumo de azúcar. Hasta que se establezca una clara relación, una práctica de sentido común sería reducir los azúcares añadidos. El americano promedio consume 20 cucharaditas de azúcares añadidos al día, una cantidad que la mayoría de dietistas consideran excesiva para la salud general. Un máximo razonable sería 6-10 cucharaditas para alguien que consume 1,600-2,000 calorías al día.

¿Cómo sé cuánta azúcar estoy consumiendo?
Revise en las etiquetas de datos de nutrición los azúcares y haga la cuenta: cuatro gramos equivalen a una cucharadita. Preste atención a los tamaños por porción: si una bolsa de caramelos o un pastelito se consideran como 2-3 porciones, multiplique los azúcares con esa base. Los azúcares pueden ser motivo de preocupación aun cuando a usted no le gusten los dulces. Muchos alimentos y bebidas que generalmente no se consideran como dulces tienen alto contenido de azúcares. Los carbohidratos no son dulces y, sin embargo, se convierten en azúcares en el organismo. Aun si evita los dulces puede estar consumiendo PFG en las comidas procesadas.

¿Qué alimentos contienen PFG "pre-formados"?
La fuente principal son alimentos producidos comercialmente que contienen azúcar y proteínas que se hornean juntas a altas temperaturas, una reacción similar a la que forman los PFG en el cuerpo. Comer PFG "pre-formados" trae más de estos productos terminados dañinos a las células. Esto provoca inflamación, otro factor que contribuye al envejecimiento prematuro de la piel.

¿Algo más que debiera saber?
La ciencia cosmética está investigando tratamientos para reducir los efectos dañinos de los PFG en la piel. Mientras tanto, reduzca los PFG en su dieta. Esto, acompañado de protección diaria contra los rayos UV y otros estresantes ambientales, mantendrá la piel con una apariencia joven por más tiempo.

Mujeractual.com