Ellas

Tu mirada en forma

Hay que seguir una serie de pautas para conseguir una mirada brillante y atractiva, debemos ser constantes en nuestro comportamiento y hábitos para tener unos ojos más bonitos y evitar al máximo la aparición de arrugas.

Para conservar ojos bonitos y brillantes debemos dedicarle algo de nuestro tiempo. En primer lugar hay que prestar un poquito de atención a los tipos de alimentos que ingerimos y la cantidad de vitamina A, B y C, así como algunos complementos minerales que debemos regalarle a nuestro cuerpo diariamente.
Seguro que normalmente tenemos en el refrigerador zanahoria, apio, perejil, espinacas, etc., hortalizas que podríamos introducir como ingredientes extraordinarios en muchos de los platos y que desconocemos sus propiedades, especialmente beneficiosas para aliviar la tensión y la fatiga ocular. De la misma manera es muy importante para la salud y belleza de los ojos dormir las horas necesarias, pero sólo las justas, un sueño regular y natural, pero nunca provocado por pastillas de ninguna clase.

Ejercicios para los ojos
Uno de los puntos importantes y al que no damos importancia es la musculatura ocular, y si no, ¿quién hace cada día gimnasia para los ojos? Pues de 100 personas a quienes preguntemos el 90% diría que no. Al igual que nuestros glúteos, pectorales o bíceps, nuestros músculos oculares necesitan trabajo para mantenerlos en buena forma, es más, al margen de las ventajas estéticas que se pueden obtener, mejoramos la visión de forma notable, ya que nuestros músculos oculares están sometidos a la misma ley que el resto de nuestro cuerpo y su inactividad conduce a la pérdida de visión y finalmente a la atrofia.
Pues bien, a partir de ahora, ¿por qué no hacer un poquito de gimnasia ocular? Los ejercicios que a continuación se muestran pueden realizarse a cualquier hora del día, resultando más efectivos a primera hora de la mañana, cuando los ojos están libres de tensión. Esta rutina la realizaremos lentamente y nunca haremos la gimnasia con las gafas o las lentillas puestas.

* Primer ejercicio: con la cabeza bien recta llevas la mirada hacia el cielo y hacia el suelo diez veces seguidas.
* Segundo ejercicio: colocando a 30 centímetros de la cara un objeto redondo se sigue con la mirada toda la circunferencia. En sentido horario y en sentido antihorario cinco veces hacia cada lado. Realiza el mismo ejercicio con un objeto cuadrado y mira sus vértices cruzando la vista en forma de "X".
* Tercer ejercicio: roza las palmas de las manos para producir calor y colócalas sobre los ojos, tocando los dedos la línea del pelo. Cuando el calor disminuye desciende las manos rozando los ojos con los dedos.
* Cuarto ejercicio: tapa los ojos con las palmas de las manos adoptando una posición cóncava y abre los ojos en la oscuridad. Relaja y da frescor al ojo.

Tomado de mujeractual.com