Ellas

Consejos valiosos para someterlos a prueba

Estar linda siempre es cuestión de actitud, de cuidarse, comer bien, dormir y, sobre todo, de tener una mente sana. Aquí algunos consejos para mantenerse en forma

Todo lo que nos haga cargarnos de ansiedad y perder el sentido del humor por el camino no es bueno para la mente ni para el cuerpo. Pero ponerse crema diariamente y acudir al gimnasio dos veces a la semana no es lo único que se puede hacer.

Dormir bien
Ocho horas de sueño cada noche es el promedio normal para que nuestro cuerpo se recupere plenamente. Dicen los expertos que antes de la medianoche el sueño se aprovecha más, y que es mejor dormir con la ventana abierta y poco arropado.

Dormir es fundamental
La postura ideal para relajarse es acostada sobre el lado derecho, porque así no se oprime el corazón y se favorece la circulación. Si el cabecero está orientado al norte, el descanso será perfecto. Los beneficios de un sueño profundo y reparador se sienten sobre el sistema nervioso, la mente y el cuerpo.

Comer sanamente
Comer cuando se tenga hambre, masticando a conciencia cada bocado. Además, la dieta diaria debe ser variada y equilibrada, en cantidad suficiente para mantener un peso corporal constante. Después, si se quiere favorecer nuestro aparato digestivo, tienen prioridad los alimentos frescos (frutas, verduras y hortalizas).

Hacer ejercicio
Es uno de los principios básicos para mantenerse en forma. La razón principal es que evita las tensiones musculares y vertebrales. El ejercicio sirve para desbloquear tensiones innecesarias que agotan nuestra energía.
Bien realizado contribuye a la relajación física y mental. La práctica correcta de una actividad física o deportiva nunca debe suponer un esfuerzo excesivo y debe realizarse de forma regular y progresiva.

Peso constante
Lo ideal es mantener el equilibrio ponderal, pero nunca desde el exceso de peso. La obesidad representa una sobrecarga para todos los órganos. Las estadísticas son definitorias, las personas cuyo peso corporal excede en un 20% de su peso ideal experimentan un riesgo mayor de padecer ciertas enfermedades y muestran mayor mortalidad.

Agua
El 62% del volumen corporal está compuesto de agua. Esta cantidad se mantiene en equilibrio constante gracias a que la reponemos y eliminamos continuamente. El líquido actúa como disolvente en los procesos digestivos y nos ayuda a drenar las toxinas y residuos estancados.

Fuente: Terra España