Ellas

Mejorá tu postura

Una buena postura es la manera más fácil de lucir más alta y esbelta, y lo mejor es que el resultado es instantáneo

Una buena postura es importante para lucir bien y para proteger la salud. Una buena postura ayuda a balancear el cuerpo, evita poner más presión en algunos huesos y músculos, y, por supuesto, ayuda a lucir más alta y delgada.
La postura, según muchos expertos, está ligada a la autoestima. Las personas con una imagen saludable de sí mismos (y algunos arrogantes) tienden a tener una mejor postura.
Muchas veces, por varias razones, nos acostumbramos a pararnos encorvados. Los trabajos en los cuales estamos sentadas todo el día o trabajos en los cuales hay que agacharse frecuentemente causan mala postura.

Cómo solucionarlo
La solución es disciplina y ejercicio para fortalecer los músculos de la espalda.
La manera más fácil de mejorar la postura es practicando constantemente. Eso significa tratando de pararnos rectas.
Cada vez que pasés frente a un espejo o vidrio donde se refleje tu imagen, fijate bien cómo estás parada o cómo caminás. Si no estás recta enderezate inmediatamente.
Cuando nos paramos rectas de manera natural contraemos el estómago, lo cual es el mejor ejercicio para evitar la barriga, y levantamos los hombros, y con ellos el pecho y el busto (y luce más grande).
A continuación te damos algunos ejercicios fáciles para mejorar la postura:
Primero practicá el siguiente ejercicio: parate frente a un espejo de manera normal, fijate como lucís. Luego parate recta, con el estómago para adentro, los hombros altos (pero sin exagerar), fijate como lucís. Si te gusta como lucís esto te va a dar la motivación para seguir unos consejos fáciles.
A medida que nos acostumbramos a tener una postura incorrecta los músculos se debilitan, así que lo más importante es fortalecer esos músculos.
1- Poné la mano derecha en la cadera izquierda. Sentí el espacio entre el torso superior y la cadera. Inhalá y levantá la mano izquierda, levantando también la parte superior del torso. Sentí cómo el espacio entre tu mano derecha aumentó. Exhala pero tratá de mantener el nuevo espacio. De esta manera estás entrenando tus músculos del torso superior a permanecer levantados y esto te ayudará a mejorar la postura, a respirar mejor y a quitar presión innecesaria de la parte baja de la espalda. Repite 2 ó 3 veces en cada lado.
2- Cerrá los puños y levantá los brazos. Inhalá y levantá la cara sonriendo, al mismo tiempo estirá los brazos. A medida que te estirás sentís cómo se estira el torso. Exhalá y mientras lo hagás bajá los brazos, pero no el torso. Continuá estirando el torso. Imaginate que estás levantando la cabeza hacia el cielo, alcanzando las estrellas. Deja caer los hombros, relajándolos. Repetí 2 ó 3 veces.
Después de los ejercicios caminá respirando profundamente, repetí el segundo ejercicio mientras caminás. De esta manera estás entrenando tus músculos a caminar recta y a lucir lindísima.