Ellas

Una mujer de retos

Se dejó cautivar por la dinámica del periodismo y la comunicación. En su vida se ha dado tiempo para disfrutar de sus hijos, su esposo, sus amistades y logros profesionales

Edith Pineda

Su juventud la induce a trazarse nuevos retos en el plano profesional, mismos que debe combinar con una vida de hogar que, según dice, la colma de satisfacciones. Ésta es la historia de Amalia Chévez, una mujer sencilla que irradia confianza.
Es madre de dos niños y cuenta que tiene una bonita vida matrimonial, “aunque no tenemos la misma profesión, he recibido de él mucho apoyo. Tenemos una excelente relación… es muy comprensivo y, principalmente, siempre está pendiente de mí”, dice.
Amalia es licenciada en Comunicación Social, y escogió la carrera porque está “llena de retos y me permite estar en constante comunicación con la gente, y de esta forma tomar parte activa en los procesos de conocimiento, comunicación, difusión de las ideas y acontecimientos que mueven día a día el mundo”.
Actualmente se desempeña como Coordinadora de Relaciones Públicas de la Universidad Americana (UAM). Este cargo amerita que Amalia procure que las actividades que impulsa esa universidad trasciendan a la sociedad, principalmente a través de su difusión en los medios de comunicación del país. Del contacto con las futuras generaciones de profesionales dice: “Me gusta de ellos su energía y motivación para emprender lo que se proponen”.
Sus metas
En el plano profesional, Amalia quiere cultivar nuevos conocimientos, sobre todo en lo relacionado con la Comunicación Institucional. Otra de sus tareas pendientes es culminar sus estudios de inglés.
En sus propias palabras, Amalia es una persona sencilla, amistosa, creativa y trabajadora… “soy una persona a la que le gustan los retos, soy emprendedora, me gusta hacer las cosas bien y terminar lo que me propongo. Fuera del trabajo me dedico a mi familia, a atender a mi esposo y mis dos hijos”, comenta.
Más de su vida
Amalia Chévez nació en Chichigalpa, municipio de Chinandega, el 9 de julio de 1972. Vive en la capital desde 1990, y lleva ocho años de matrimonio. Durante su vida profesional, se ha desempeñado en departamentos de Relaciones Públicas del Gobierno, en televisión y en un proyecto del Banco Interamericano de Desarrollo.
Se considera una persona responsable, tolerante, hogareña, organizada, “pero esto se convierte en defecto, principalmente en mi casa, porque a veces incomodo a los demás”, reconoce.