Ellas

Adiós a los callos

La aparición de estas capas pueden deberse a problemas de postura, el peso del cuerpo debido a sostenerse de manera desbalanceada, por usar zapatos inadecuados, no usar calcetines cuando se hace ejercicio o cuando existen problemas de deformación en los huesos.

Los callos son una capa de piel endurecida y gruesa que se forma por la excesiva presión o fricción en un área del pie u otra parte del cuerpo. Generalmente se forman en áreas protuberantes.
Pueden ser molestos, pero hay varios tratamientos para eliminarlos o mejorarlos. Si se padece de diabetes los callos no deben tratarse en casa por el riesgo de infección, se debe acudir al podiatra o podólogo (médico especialista de los pies).
La aparición de estas capas puede deberse a problemas de postura, el peso del cuerpo debido a sostenerse de manera desbalanceada, por usar zapatos inadecuados, no usar calcetines cuando se hace ejercicio o cuando existen problemas de deformación en los huesos.
Tratamientos
En primer lugar, hay que eliminar la fricción que produjo el callo, esto se logra usando un zapato más cómodo o aminorando la presión con el uso de parches o esponjas para poner en los zapatos. Si hay juanetes y callos dolorosos hay que consultar con el especialista.
Hay cremas y aceites para eliminar los callos y generalmente funcionan bien. Hay que seguir las instrucciones del paquete para evitar quemar la piel.
Otra opción son las pedicuras. Se debe tener cuidado que los instrumentos estén limpios. Las pedicuras frecuentes evitan los callos gruesos, y para prolongar los resultados se pueden usar exfoliantes o limas para callos.
Instrumentos sencillos como limas para pies o piedra poma funcionan bien para callos chicos o superficiales y para prevenir la formación de callos grandes. La forma más efectiva de usarlos es crear una rutina ya sea usándolos después del baño o antes de acostarse y luego aplicarse crema o aceite humectante.
Cuidados especiales
Si los callos están sobre los dedos de los pies puede deberse a la existencia de deformidades del hueso, si los callos son molestos hay que ir al podiatra para que revise y puede ser que se necesite una pequeña cirugía para corregir el problema.
Los médicos no recomiendan usar las herramientas para cortar los callos porque pueden causar infección y debido a que los pies sudan mucho esta puede extenderse rápido.
Los callos generalmente son inofensivos, pero si notas pus o hay inflamación o mucho dolor puede ser que el callo esté infectado, en estos casos debes ir al médico para tratar la infección.

Tomado de Lindisima.com