Ellas

¿Adicción o diversión?

Comprar en exceso tendrá siempre una repercusión negativa; hacerlo muy a menudo y adquirir objetos que no son prioridad, a largo plazo se convierte en una enfermedad psicológica

Ir de compras

Una de las actividades que más disfrutamos las mujeres es irnos de compras, el semblante nos cambia, y más aún si tuvimos una jornada laboral pesada, es la excusa perfecta para quitarnos el estrés.
¿Pero hasta qué punto ese entretenimiento se vuelve un problema psicológico y, peor aún, adictivo? Para esta edición consultamos a la psicóloga Ledia Gutiérrez, quien nos dio algunos consejos al respecto.
“Comprar es una acción normal, el problema está cuando compramos lo que queremos y no lo que realmente necesitamos; llega un momento en que esto se nos sale de control y comenzamos a adquirir productos en grandes cantidades y ni los usamos”, afirmó Gutiérrez.
La especialista añadió que existen mujeres que tienen fijación por algunos productos, por ejemplo, muchas compran entre tres o cuatro pares de zapatos en una semana, otras prefieren comprar carteras, algunas, productos para el hogar y en otros casos están las que optan por la comida.
En cuanto a las que compran comida, llega un momento en que su ansiedad por comer las engorda, se enferman y al final no logran nada.
Gutiérrez señaló que todo en exceso tendrá siempre una repercusión negativa, y en el caso de irse de compras muy a menudo y adquirir objetos que no son prioridad, a largo plazo será una enfermedad psicológica.
¿Por qué se vuelve adictivo?
La especialista nos explicó que muchas mujeres tienen vacíos emocionales, los cuales les provocan sentimientos impulsivos de comprar todo lo que les guste y antoje aunque muchas veces no tengan el dinero disponible, ya que al hacerlo sienten que están llenando ese espacio.
Las deudas
Cuando comprar compulsivamente se vuelve un hábito, la mayoría del tiempo el dinero no alcanza, lo que provoca que se comiencen a utilizar tarjetas de crédito, ahorros, dinero prestado y al final la persona queda endeudada, con problemas financieros, los cuales conllevan a la preocupación y el estrés.
¿Qué hacer?
Cuando la diversión de ir a comprar pasó a ser una adicción, lo mejor es visitar a un psicólogo para tratar esta conducta. También es recomendable buscar otras distracciones, como ir a un paseo, entrar a un curso, etc.
Si vas de compras, haz una lista de que realmente necesitas, deja en casa tarjetas de crédito y lleva lo necesario en efectivo, es bueno que vayas acompañada de una amiga o familiar que no sea despilfarradora.