Ellas

Pensamientos que engordan

La mente es muy poderosa, por ello la actitud que mantengamos marcará la diferencia, especialmente si se trata de bajar de peso, la clave para lograrlo es mantener pensamientos positivos.

Al momento de decidir que empezarás una rutina de dieta, más que la receta de ésta el primordial elemento es convencerte de que lo puedes lograr. No pienses en derrota. Pensá: “tengo fuerza de voluntad para cambiar mis hábitos”.
La fuerza de voluntad para alcanzar cualquier meta en la vida depende de tu motivación interior. La mayoría de las personas que han adelgazado lo han hecho porque llegaron a la conclusión de que era lo mejor para ellas. Es un punto en tu vida en el que sentís la fuerza para alcanzar tu objetivo, planificás y seguís tu plan.
Pensá positivo y tendrás más éxito
Algunos de los comentarios que nos hacemos a sí mismas cuando decidimos comenzar una dieta es “el lunes comienzo, por lo tanto voy a comer mucho el resto de esta semana”. No pensés en términos de dieta, pensá en alimentar bien tu cuerpo y ser saludable al mismo tiempo que disfrutás de la comida. No pensés en términos de sacrificio, porque en realidad no lo es.
No hay que decir “sólo me como una galleta”; pues se sabe que los borrachos dicen “éste es mi último trago”. Algunos alimentos nos tientan a comer más que otros. Si te comés uno de estos alimentos tentadores es difícil parar a tiempo. Cada persona tiene alguno de estos alimentos, en algunas personas son los postres en otras algo saladito y grasoso, pan, etc. Evitá estos alimentos, porque es más fácil evitarlos que pararse a tiempo. Otra opción es comprar sólo una cantidad chica y no tener acceso a ellos fácilmente.
Si estás tratando de cambiar tus hábitos alimenticios para adelgazar o siguiendo una dieta y cometés un error, tomalo como eso, como “un error”, no como una excusa para abandonar la dieta. Borrón y cuenta nueva, si el lunes comiste mucho el martes comés menos y regresás a tu “dieta”.
Comé cuando en realidad tengás hambre, no comás porque hay alimentos disponibles o porque el postre que te gusta está a la vista. Estos alimentos los tendrás siempre a la mano, los restaurantes no se mueven, las tiendas no están cerrando, no estás por entrar a una hambruna, la comida estará allí para cuando tengás hambre.
Tomado de Lindísima.com.