Ellas

El color en tu piel

Hasta ahora hemos visto sobre arrugas, la forma correcta de depilar tus cejas, cómo cuidar tu melena y hasta sobre cómo combatir las estrías; pero ahora le toca el turno al color de tu piel y cómo camuflar imperfecciones

En la actualidad existe gran cantidad de maquillajes con diferentes texturas y consistencias que se adaptan a todas las necesidades. Esto nos permite lograr maquillajes sumamente naturales o complejos. La elección de la textura del maquillaje de fondo estará en función de la piel y del tipo de maquillaje que desees realizar.
Clases de maquillajes
Cremas de color: Son muy buenas para el día, sobre todo en pieles secas y grano fino. Dan un aspecto totalmente natural.
Maquillaje de fondo fluido: Cubre más que las cremas de color. Es un producto extraordinario para utilizar tanto en un maquillaje de día, tarde o noche.
Escoger el tono adecuado
Elegir el tono adecuado de cualquiera de estos productos es muy importante, ya que el fin es igualar el tono de la piel, mejorar el aspecto y eliminar la palidez. Ten cuidado, un buen color de piel no significa aparecer como si hubieras tomado el sol durante horas, un maquillaje oscuro siempre te envejecerá. El secreto es escoger un tono por encima del tuyo natural y extenderlo perfectamente para iluminar la piel y borrar defectos.
¿Cómo debes aplicarlo? Lo primero es aplicar la crema hidratante o ampolla flash. Después aplicaremos pequeñas cantidades de producto sobre la frente, nariz, mejillas, mentón y cuello. No hay que utilizar mucha cantidad de producto, ya que corres el riesgo de que la epidermis quede demasiado cubierta y sea un maquillaje muy espeso.
Con la ayuda de una esponja humedecida extiéndelo partiendo de la raíz del cabello y de la zona media del rostro hacia los lados. No arrastres la esponja, da pequeños toques de presión, ya que así el producto queda más fijado en la superficie de la piel. Es muy importante que maquilles todas aquellas zonas que se ven más: cara, cuello, escote y orejas.
Procura que no quede acumulado el producto en cejas, raíz del pelo, patillas o cuello. Si esto ocurriera, retira el exceso con un pañuelo de papel o toallita de desmaquillar efectuando ligeras presiones sin frotar. Si realizas todos estos pasos, el maquillaje de fondo se convertirá en tu perfecta segunda piel.

Fuente: enbolivia.net