Ellas

Un apasionado por la vida

Profesionalmente se desempeña como asesor de proyectos de servicio al cliente en Visión Mundial, puesto que le ha permitido comprender y sensibilizarse con la sociedad. Su espíritu jovial, extrovertido y siempre dispuesto a no descuidar un solo detalle para lograr sus objetivos es su clave.

Tania Trejos

¡Qué Hombre!

Lenín Ruiz Ortega

Con 23 años este apuesto jovencito es asesor de proyectos en el área del servicio al cliente. Confiesa estar enamorado de su trabajo, porque lo ha sensibilizado en los temas sociales como la pobreza, el hambre y la injusticia. Se considera un buen deportista y cree mucho en la amistad.
Lenín Ernesto Ruiz nació en la capital y sus estudios universitarios los realizó en la Universidad Centroamericana (UCA). Se graduó de licenciado en Administración de Empresas con mención en Marketing.
Este joven tiene una hermana y dos hermanos varones, menores que él. Nos expresó que las personas más importantes de su vida son su madre y su hermana, ya que han estado siempre junto a él.
Lenín tiene dos años de trabajar en Visión Mundial, un Organismo No Gubernamental que trabaja en proyectos que ayudan a los más necesitados del país, en las zonas rurales de Nicaragua.
“Mi trabajo me encanta, porque sólo aquí me he dado cuenta que las cosas no son iguales cuando uno las ve desde afuera. Aquí me he involucrado con gente que vive una situación económica muy difícil”, afirmó.
Ruiz se ha sensibilizado con su trabajo, y entre sus proyectos próximos está especializarse en gerencia de proyectos rurales y trabajo comunitario.
Se considera una persona segura de sí misma, jovial, sumamente extrovertida, con la capacidad de lograr todo aquello que se propone.
Actualmente estudia el idioma francés, porque entre sus planes está ir a estudiar una maestría al extranjero.
Pasión por el voleibol
Lenín Ruiz es amante de los deportes, su predilecto es el voleibol; “juego desde los 15 años voleibol, lamentablemente no le doy el tiempo que debería, pero cuando tenga más tiempo lo haré”, asegura.
Nos contó que cuando jugó voleibol representó a Nicaragua en varios partidos internacionales y afirma que fue una experiencia muy reconfortante.
Su mayor cualidad es ser fiel a sus convicciones y a todo lo que le rodea, como amigos y familia; su defecto es el perfeccionismo cuando trabaja, ya que muchas veces se exige demasiado.