Ellas

Cosmética ecológica

Los fabricantes de cosméticos se vuelcan cada vez más a comercializar productos naturales menos contaminantes

En un mundo cada vez más dominado por la imagen física, el cuidado de la estética se ha convertido en una de nuestras prioridades. Productos para el pelo, cremas hidratantes, maquillajes, entre otros, son cosas que nunca faltan en una casa y que se han vuelto imprescindibles para nuestra higiene diaria. Pero con tanto consumismo, muchas veces descuidamos que una gran cantidad de artículos puede ser muy perjudicial para el medio ambiente.
Conscientes de ello, los fabricantes se vuelcan cada vez más en comercializar productos naturales menos contaminantes. Hablamos de la cosmética biológica, un mercado en alza que se basa en artículos procedentes de los entornos más ecológicos.
Una idea para los nuevos tiempos
Este interés por cuidar del medio ambiente ha llegado a un importante sector de distribuidores del mundo de la belleza. La cosmética biológica no utiliza ningún principio activo químico que pueda ser nocivo para la salud o para la naturaleza. En concreto, dentro de los productos biológicos, al menos el diez por ciento de los ingredientes han de obtenerse de la agricultura biológica y el 90 por ciento de los componentes deben tener un origen natural.
Su filosofía se basa en el pensamiento de que los seres humanos deben mantenerse en armonía con la ecología a través del respeto hacia el propio cuerpo y la naturaleza, lo que implica que ningún producto químico esté en contacto con la piel, las uñas o el cabello.
Consideran que si las plantas poseen infinitas propiedades curativas y regenerativas, no hay necesidad de utilizar fórmulas de sustancias dañinas para el organismo. Los vegetales tienen infinidad de agentes beneficiosos que se pierden al ser transformados por las empresas farmacéuticas.
El que este creciente interés por lo natural se vaya haciendo hueco en nuestro mundo, es un gran paso. Los consumidores empiezan a concienciarse sobre las consecuencias que puede tener para su piel y para el medio ambiente, la utilización de productos químicos.
Naturalmente natural
Si este tipo de cosmética se empeña en utilizar los productos de la naturaleza única y exclusivamente en sus fórmulas, es porque estiman que estos ingredientes son suficientes para generar los mismos efectos que se consiguen con la convencional.
Entre las ventajas que tiene la cosmética ecológica sobre la tradicional está el que es una línea 100 por ciento natural, gracias a conservantes naturales y no químicos. Su caducidad es menor que la de las grandes marcas, sin embargo, rara vez causan reacciones alérgicas. Precisamente ésta es una de las cuestiones más importantes para los adeptos a este tipo de productos.
Fuente: www.saludyhogar.com