Ellas

No a la ley de la gravedad


Newton podría haber pensado en el trasero para demostrar su teoría, ya que, como la manzana, termina cayendo.
Siempre estuvo bien, tanto que no te habías percatado de que existía y, de pronto, ¡plas!, abajo, el vaquero te aprieta y, para colmo, el bikini del año pasado ya no te queda tan mono.
Pues la razón es que son los primeros músculos en perder tono y caer, cediendo a la acción de la gravedad.
Además, el glúteo de la mujer pierde antes que el del hombre su belleza y su línea, porque en ella el porcentaje de grasa corporal es mayor. No hay que olvidar que la falta de ejercicios contribuye de manera poderosa, más si tu rutina de trabajo es estar sentada todo el día.
¿Qué hago?
Pero no todo está perdido, existen muchas opciones sin tener que acudir al mágico bisturí, entre ellos, gestos sumados a lo largo del día que pueden contribuir extraordinariamente a tonificar esta zona y a rebajar el porcentaje de grasa muscular.
Uno de ellos es contraer fuertemente los glúteos y, al hacerlo, aproximarlos entre sí. Además, cuando estés de pie, relajá las rodillas de forma imperceptible; giralas hacia afuera en un gesto apenas visible y al hacerlo contraé los glúteos, esto podés realizarlo sin que nadie se percate, además, al andar llevalos siempre fuertemente contraídos.
Ejercicios:
Los ejercicios son las armas más óptimas y sencillas a las que podés acudir desde la comodidad de tu hogar.
TColocate sobre codos y rodillas sobre una alfombra. Los codos están separados a la altura de los hombros, las rodillas juntas, el cuello en línea con la espalda, la mirada al suelo.
TAl respirar elevá la pierna derecha lenta y controladamente, y cuando el muslo alcance la altura del glúteo frená, contrayendo fuertemente las nalgas.
TAl inspirar la pierna baja con el mismo control hasta que la rodilla roce el suelo. Sin descansar, vuelve a elevar hasta cien veces en dos minutos. Repite con la otra pierna.
Tomado de Estarguapa.com