Ellas

Entre la fe, la cultura y el periodismo

Detrás de esta profesional de prensa hay una gran mujer de fe, siempre dispuesta a ayudar. Con regularidad participa en actividades en función de la comunidad que organiza la iglesia San Miguel

María Teresa Pérez

Es una mujer con una convicción que mueve montañas; ama la vida y a su familia a plenitud. En el campo profesional, a través de su desempeño ha abierto paso al arte nicaragüense desde su puesto como Coordinadora de Relaciones Públicas del Teatro Nacional Rubén Darío.
Sonríe y muestra su esencia al primer contacto. Pese a las pruebas que la vida le ha impuesto, Damaris Garay luce fuerte y con un espíritu positivo, pues sin duda alguna, la llave de su éxito es precisamente la mezcla entre amor, devoción y entrega, misma que la convierte en todo un ejemplo a seguir.
Nació un dos de noviembre hace 34 años, fecha en la que se celebra a los difuntos, pero de eso asegura que aprendió a valorar que “morimos ante los hombres, pero luego empezamos una nueva vida, y eso para mí es especial”, dice.
Damaris en el ambiente cultural es una figura que trasciende una imagen de protocolo, pues su carisma es infalible para su desempeño como Coordinadora de Relaciones Públicas del Teatro Nacional Rubén Darío.
Pero detrás de esta profesional de prensa hay una gran mujer de fe, siempre dispuesta a ayudar. Con regularidad participa en actividades en función de la comunidad que organiza la iglesia San Miguel. Las actividades son diversas, y van desde cantar en el coro de la parroquia --aunque eso signifique amanecer en velas-- e impartir enseñanzas como charlista. Asimismo, tiene planes futuros de evangelización.
Damaris es madre de dos niños: Uriel y Enmanuel, cuyos nacimientos, asegura, han cambiado su vida. Se confiesa también enamorada de su esposo Freddy Ramírez y de la vida misma. En los casi seis años de matrimonio, asegura que los ha vivido a plenitud. “Hay comprensión, respeto y comunicación, los ingredientes para una buena conexión”, comenta.
En lo profesional
Esta mujer en su carrera periodística se ha desempeñado como reportera, locutora y hasta guionista, pero lo que valora como su mayor crecimiento profesional fue haber llegado al Teatro Nacional Rubén Darío.
“Ha sido lo más importante profesionalmente, porque he aprendido a difundir mi cultura, he comprendido lo que significa la vida y sacrificio de un artista detrás del telón; además, he conocido lo que es en realidad el trabajo de producción artística”, aseguró.
Por si fuera poco, un importante agregado a su carrera ha sido la producción del monólogo “El Nica”, del actor César Meléndez, quien ha sido en su vida una “diosidencia”, que Damaris llama así no porque sea una casualidad, sino por decisión divina.
Muchos la nombran como la manager del artista, pero para esta mujer de cultura, es el resultado de una amistad incondicional. “Quisiera ayudar a mi amigo César a cumplir su sueño de llevar ‘El Nica’ por todo el Río San Juan, en donde realmente se vive la historia”, expresa.
“El trabajo del Teatro Nacional es atractivo, instructivo, aparentemente glamoroso y a veces agotador, pero si un día me voy, mi satisfacción máxima será que se ganó un espacio en la televisión por cable y que ayudé a abrirles un camino a los artistas nacionales gratuitamente”, comentó.

Créditos:
Peinado y maquillaje: Capriccio Hair Studio
Teléfono: 278-3083
Dirección: Plaza San Agustín, Módulo 3, Altamira, Managua
Locación: Hotel Intercontinental Metrocentro
Teléfono: 270-0101