Ellas

Mujer de los escenarios

Bailarina, actriz, psicóloga, maestra, madre y esposa. Amarilis Soza comparte con ELLAS su historia de éxito en los escenarios del arte y de la vida

Edith Pineda

Estelí vio nacer hace 36 años a Amarilis Soza, una mujer cuyo éxito artístico prueba que vale la pena apostar por el arte en este país.
Es una artista sin límites. Quizás la clave de esa buena trayectoria sea su disposición para experimentar, el no tenerle temor a lo nuevo.
Y fue con esa visión que Amarilis saltó de la danza al teatro para luego apostar por la Psicología.
Durante su carrera, Amarilis ha trabajado en once obras de teatro, fue bailarina de la Compañía de Danza Contemporánea de Cámara; también integró el elenco del Ballet del Teatro Nacional Rubén Darío y de la Compañía Nacional de Danza.
Aunque su delirio es estar en las tablas, actualmente en lo que se refiere a la danza ha optado por la dirección. Manifiesta que prefiere dejar en el público el recuerdo bonito de sus años dorados como bailarina.

El trabajo
Desde hace cinco años Amarilis es parte del staff de la organización Miss Nicaragua. A las aspirantes a reina les enseña: danza, expresión corporal y hasta ejerce su lado de psicóloga.
Revela que cuando transcurre el tiempo y las observa seguras en el escenario, siente la satisfacción de saber que tiene el don de transmitir sus conocimientos a las nuevas generaciones.
¿Proyectos? “Yo nunca visualizo qué es lo que voy hacer, voy con el día a día porque siempre me salen cosas… Todo lo que me venga yo lo voy aceptar. La vida del artista es cortísima y es lo que más me gusta hacer”, refiere.

En corto
En 1988 Amarilis se graduó en Danza, por casualidades del destino el reconocido teatrista nacional Salvador Espinoza la vio bailar y la invitó a formar parte del elenco de la puesta en escena de la obra “Pedro Navaja”.

Aparecieron otros proyectos en teatro hasta que decidió profesionalizarse en el campo. En 2003 se graduó en la Escuela de Teatro de la Universidad Católica de Nicaragua (Unica).
Durante cinco años fue docente de la Escuela Nacional de Teatro y trabajó nueve años en el Departamento de Cultura de la Unica.
Recientemente estuvo en España participando en el tercer festival más importante de teatro de ese país, como parte del elenco de la obra “Andrómada”.
“Hasta cierto punto soy bendecida porque termino una cosa y comienzo otra. Me dejo llevar, no le pongo pero a lo que venga de frente. No me encasillo”, dice cuando con su memoria recorre las experiencias acumuladas en el medio artístico.

Su personalidad
“Amarilis la artista es estricta, directa, no trato de poner barreras pero sí ciertos límites. Como amiga soy amplia, honesta, me voy hasta el fondo, no pongo tanto parámetro; soy alegre, espontánea, pero al mismo tiempo si no me gusta algo lo digo de frente”, comenta.
Fuera de escena Amarilis cumple con su rol de esposa y madre. Su hijo ya tiene 13 años, por lo que “trato de combinar mi tiempo artístico con el que le dedico a mi pequeño adolescente”, asegura.