Ellas

Dota de sensualidad a tus cejas


Hay formas fáciles de empezar a arreglarte las cejas. Lo primero que debés hacer es eliminar los vellos del entrecejo, sobre el inicio de la nariz.
También hay que desaparecer aquellos pelitos que nacen por debajo de la arcada de la ceja, para dar más luz a la mirada, teniendo precaución de no tocar los pelos del centro. Si no querés pasarte al arrancarlos, podés trazar una línea justo por debajo del arco de la ceja, y luego arrancás los vellos que la sobrepasen.
La forma correcta de depilarte las cejas es arrancando vello a vello, nunca quités varios a la vez, ya que podrías dejar una zona demasiado clara. Si después de depilarte notás la piel muy inflamada, podés aplicarte un paño con agua fría.
Cejas perfectas
Cuando tus cejas estén perfectas, fijalas con un cepillo pequeño especial y aplicá un poquito de gel transparente, de esta forma las mantendrás perfectas todo el día.
Si después de arregladas notás que alguna zona ha quedado demasiado clara, existen cepillos de punta muy fina con los que podés dibujar pequeñas líneas simulando pelos y rellenando esas zonas. Para darle un toque de color uniforme se pueden utilizar polvos compactos extendiéndolos según la ceja sea más clara o más espesa.
Para las chicas rubias son mejores los colores claros. El pelirrojo es un cabello al que le van muy bien los tonos cobre. Y por fin, las de cabello color castaño, su color es el marrón claro y medio.
No es conveniente...
* Depilarlas demasiado. Cejas demasiado finas no resultan atractivas.
* Cambiar la forma de tus cejas sin saber si ese cambio te favorece o no, hay que tener en cuenta que una forma u otra puede cambiar mucho la expresión de tu cara.
* Recortar las cejas con tijeras, lo único que conseguirás es que los vellos se vuelvan más duros y rebeldes.
* Que el color de las cejas sea muy diferente al del cabello, si hemos cambiado nuestro color natural. Normalmente se escogen tonos un poco más castaños si el color del cabello es rubio y algo más claro en el caso de cabellos oscuros.
Fuente: mujeractual.com