Ellas

¡Adiós envejecimiento!


Los signos de la edad comienzan a dar señales desde la tercera década de la vida, es por ello que los cuidados deben procurarse desde la veintena.
Aplicar cremas humectantes y nutritivas; limpiar todos los días la piel del rostro; protegerse del sol y usar protector solar, incluso en invierno, deben ser herramientas de batalla inseparables.
Cuando llegan los 30 el cuidado se intensifica, pues a la rutina diaria de limpieza se debe sumar cremas para el contorno de los ojos y otras zonas delicadas como labios, cuello y escote.
Pero si ha llegado a los 40 y los cuidados que entregan las cremas no le satisfacen, puede recurrir a pequeñas intervenciones que no necesariamente son procedimientos quirúrgicos, aquí le dejamos algunas opciones.
Botox
Es un producto químico natural, derivado de una bacteria que se inyecta para erradicar temporalmente las arrugas frontales y del ceño. Su función es paralizar temporalmente los músculos, cuando esto ocurre la piel no se mueve sobre ellos y así no se forman líneas de expresión.
La frecuencia de los tratamientos varía de persona a persona, y puede durar alrededor de 4 a 6 meses.
Autoimplante de grasa propia
Aquí se utiliza el relleno para surcos con sustancias absorbibles por el cuerpo humano, elaboradas con ingredientes biocompatibles que se reabsorben con el paso del tiempo. En este sentido, se trata de implantar la grasa propia, evitando el tema de los rechazos y alergias.
Peeling con ácido retinoico o alfahidroxicacidos
Se usan pantallas solares o cremas emolientes. La aplicación es a base de ácido retinoico en bajas concentraciones hasta que la piel se adapta, para luego ir incrementándolas a lo largo del tratamiento. Se comienza por el cuello y el dorso de las manos. Los párpados se tratan aparte. La aplicación se realiza de noche para evitar reacciones alérgicas si el paciente se expone al sol. Este tratamiento debe ser hecho por un dermatólogo.
Hilos de oro
Los hilos de oro a nivel subdérmico son un buen tratamiento contra las arrugas, pero no es bueno para todas las edades. Los resultados son inversamente proporcionales al espesor del tejido celular subcutáneo. Es una intervención quirúrgica, pero muy aséptica; por el elemento que se usa las infecciones están prácticamente descartadas. Tomado de Terra