Ellas

Siempre bella


Aprendé a sacarle partido al maquillaje. Las modas cambian, pero ciertos pasos básicos siempre quedan. Con un conocimiento de base, sabrás adaptar los nuevos trazos, colores y efectos a tu rostro sin desfigurarlo. No te perdás esta lección y sacate un 10 en maquillaje.
En cuestiones de moda las tendencias son líneas generales que luego se adaptan a los rasgos y tipo de piel. Actualmente, la base del maquillaje es la transparencia, es decir, nada de embadurnarse la cara, sino de darle un toque de vivacidad sin que se note demasiado.
En primer lugar, te conviene conocer a qué gama de colores pertenece tu piel, si a los fríos o calientes. ¿Cómo? Te contamos un truco: con dos monedas, una plateada y una dorada, por ejemplo, las de 25 centavos en sus dos versiones, colocalas junto a la piel de la cara y descubrirás que una de ellas se funde más con la tez, mientras que la otra permanece como rechazada. Si te va mejor la dorada, tus colores son los cálidos; si, en cambio, lo tuyo es la plateada, hay que elegir tonos fríos.
En cuanto a los polvos transparentes, son más luminosos y menos riesgosos en cuanto a la posibilidad de que queden manchas. Los sueltos se dispersan y no se mantienen sobre la piel. Cuando los apliqués, es mejor presionarlos para que penetren, no es conveniente arrastrar la esponja sobre la cara, porque así se elimina la base de maquillaje; lo adecuado es no aplicarlo inmediatamente después de la base, porque no se mantienen sobre piel. No se trata de rematar el maquillaje, sino de darse retoques durante el día.
Para tapar las ojeras existe el milagro de los correctores. Siempre es importante que usés un color más claro que el natural de tu piel, pero nunca tanto porque corrés el riesgo de que se noten manchas blancas alrededor del ojo.
En el caso de los ojos, primero el delineador, sombra y máscara de pestañas, en este orden. Luego la boca, primero con un delineador de tono similar al rouge y luego relleno con color.
Por último, el rubor como toque final en función de la intensidad de ojos y labios para generar equilibrio.
El lápiz es ideal para quienes no tienen experiencia en maquillaje, ya que se difumina mejor y no corre riesgos de pulsos frágiles.
De todas maneras, aplicar el delineador no tiene por qué ser una ciencia oculta. En este caso, para un maquillaje natural elegí los colores claros que se funden mejor con la piel, como el marrón o el gris.
El resultado con las máscaras de pestaña están en dependencia del fin que se quiera obtener. Si preferís un acabado natural, empleá una sola capa, pues entre más aplicás, mayor sofisticado será el efecto.
¿Brillo en los labios?
Los labios mate ya pasaron de moda. Ahora, los labios se muestran luminosos, jugosos e incluso sabrosos. El brillo es llamativo y nos favorece.
Tomado de www.enfemenino.com