Ellas

Esfuerzo y determinación

Su disciplina y perseverancia la han ayudado a abrirse camino en el campo profesional

Edith Pineda

A sus 21 años, Amalia Xaviera Palacios tiene muchas cosas por las cuales sentirse orgullosa. Sus logros no son fruto de la suerte o la casualidad, sino de mucha determinación y esfuerzo.
Desde pequeña cosechó un historial académico impecable. Se define como una persona disciplinada y entregada a lo que cree es lo mejor; según dice, eso es lo que la llevado por la senda correcta. Se gradúo en 2005 en la Universidad Ave Maria College, en dos licenciaturas Finanzas y Comercio Internacional; en ambas logró destacarse con la excelencia académica.
Al igual que a muchos jóvenes de nuestro país, a Amalia no le fue tan fácil abrirse brecha en el campo laboral, “fue un poco difícil, pero creo que me ha dado bastante fortaleza y bastante ayuda a mi buen récord académico. La gente ve que uno siempre ha sido persistente en sus labores y confía en vos”, comenta.
Actualmente Amalia se mueve en un mundo laboral que le fascina, pues trabaja en un proyecto de Asociación Nicaragüense de Productores y Exportadores de Productos No Tradicionales (Apenn) con el Bando Interamericano de Desarrollo (BID).
“Trabajo muy enfocada en lo que son exportaciones, promover el sector, administrar el proyecto con el BID y ayudar al sector exportador en todo lo que se pueda: proyectos, promoción; y eso me ha dado la posibilidad de desarrollar bastante mi carrera de Comercio Internacional”, manifiesta.
“Me gusta bastante mi trabajo, es muy satisfactorio. He conocido a mucha gente; así como lo que realmente sucede, porque a veces te hablan de qué es en lo que tenés que ayudar como joven y te ponen así como sueños platónicos”.
Más de Amalia
Amalia Xaviera Palacios nació en la capital un 4 de agosto de 1984. Vive con sus padres y sus dos hermanos menores.
Está soltera, pero desde hace año y medio sostiene una relación de noviazgo con un joven que conoció en la universidad, con quien dice tener muchas cosas en común.
En la vida de Amalia no todo es trabajo y estudio, confiesa que le encanta salir por las noches, ¡como a la mayoría!
“Me gusta salir, me encanta bailar, pero no tengo tanto tiempo como quisiera”, dice con un poco de pesar. Y es que, además de su trabajo, esta joven estudia alemán y cursa un postgrado de Cómo exportar a Europa, un programa que tiene Apenn y yo soy parte de él; eso también me consume tiempo”, comenta.
A corto plazo Amalia piensa continuar su labor dentro de Apenn para “trabajar más en proyectos dirigidos a difundir una imagen positiva de Nicaragua. Creo que eso es muy importante, además, que la gente no conoce lo que se tiene, y superar eso es una de mis metas”.