Ellas

Un morado arrasador


Si los colores más explosivos y de moda en la temporada de verano eran las tonalidades flúor, el morado te convierte en una heroína romántica, como los delicados personajes de la autora inglesa Jane Austen o como una mademoiselle de la época imperial francesa..
El color de la lavanda, lánguido, pálido, y favorito de diseñadores como Etro, Prada o Blumarine, no podrá faltar entre tus atuendos, unido al gris perla, el blanco, verde agua o rosa palo.
Aunque existen ciertos prejuicios estilísticos frente a esta diversidad del pantone, a medio camino entre el rosa y el azul, al morado se le ha atribuido el cliché que es un color de mal gusto y únicamente elegido por mujeres vulgares.
No obstante, en la temporada 2007 se reinventa para favorecer tanto a las mujeres de cabello claro, desde castañas a rubias nórdicas, a las que resalta los rasgos, como a las morenas, a las que confiere un halo sensual y atrevido.
Contrariamente a la creencia general, el morado, sobre todo en su vertiente berenjena, es un color que en la teoría se asocia al mundo del lujo y la exclusividad.
Junto con los colores metalizados, como bronce, oro y plata, consigue un maridaje propio de las mujeres más elegantes de la historia contemporánea.
Además, calza a la perfección con rosa, verde, gris o blanco, sin olvidar las combinaciones que dentro de su propia gama se pueden hacer. Además, sirve tanto para ropa deportiva como para fiesta o cóctel.

Color todoterreno

Es perfecto para ir a la oficina, consiguiendo un aire de seriedad no exento de glamour.
Para llevar con vaqueros, faldas al estilo “lady like”, propias de la década de los 50 o falda a media pierna; también queda bien con leggings, sudaderas de capucha o tiñendo un vestido o complemento en su totalidad.

Vestidos de noche

El color de las flores: violetas, orquídeas... inundan los vestidos de cóctel, que conjuntarás con los manguitos tan de moda este año: en piel de visón o conejo, es un color que se reviste de los materiales más exquisitos: sedas, terciopelos, gasas o pieles son sus perfectos aliados.
También se presta a ser lucido con altísimos zapatos de plataforma delantera y abertura frontal, conocidos en argot fashionista como “peep toes”.
El color de la berenjena significa armonía y exuberancia, elegancia, ¿cómo es mejor combinarlo? Nunca debe mezclarse con rojo, el morado es un color apto para personas muy seguras de sí mismas ya que con él nunca pasarás inadvertida. Un color para damas que pisan con garbo. Se dice también que lo usan mujeres sensibles, tendentes a la ensoñación y la creatividad.
Por la viveza de su tinte combina bien con colores de igual intensidad. El rosa fresa o rosa palo, en pequeños detalles, lazos, encajes y ropa de inspiración victoriana, o directamente complementos como bolsos o zapatos en ese color, confieren un toque muy femenino y estiloso.
Nunca lo uses si no te convence o no te ves favorecida. Por supuesto, no hagas innovaciones y mezclas raras que te harán parecer más gótica y siniestra que elegante y con clase.

Fuente: EFE