Ellas

Gimnasia: ¡Mejor en compañía!

Más estímulos, motivación, diversión y continuidad. Estos son sólo algunos de los beneficios que se obtienen al ejercitarse con otras personas

EFE

Hacer ejercicio en grupo no sólo hace más fácil la continuidad del programa, sino que mejora las relaciones.
La ciencia ha descubierto muchas buenas razones para compartir esfuerzos: mejora la actividad cerebral y, en el caso del yoga, ayuda a estrechar los vínculos de la pareja. Así mismo, caminar en compañía, a un paso tal que no dificulte la respiración y permita mantener la conversación, o bien hacer aeróbicos o gimnasia en grupo, son actividades que favorecen los intercambios sociales.

Con mayor energía
“Desde que practico gimnasia me siento mejor, soy más sociable y he hecho algunos amigos.” “Creo que mis defensas orgánicas han aumentado. Desde que hago ejercicio regular me enfermo menos y me siento más fuerte, vital, e incluso, joven.” “El deporte ha beneficiado mi capacidad de concentración, y los días que lo practico duermo y descanso mejor. Además han disminuido mis problemas de memoria”.
Las frases anteriores son testimonios de quienes desarrollan actividad física regular, y coinciden con las recomendaciones de los médicos y las investigaciones científicas que demuestran que el ejercicio es eficaz para prevenir o mejorar las enfermedades cardiovasculares, la obesidad, la diabetes y osteoporosis, así como los trastornos del estado de ánimo: depresión, ansiedad y estrés.

No al ejercicio en soledad
Muchos expertos recomiendan evitar hacer el ejercicio en solitario o en sitios alejados. Es preferible practicarlo en buena compañía, ya que de ese modo no sólo es más divertido sino que aumentan la motivación y la constancia.
Un estudio de investigadores de la Universidad de Princeton, en Estados Unidos, indica que trotar con otras personas es mejor para la mente, debido a que el contacto social anula los efectos negativos que los ejercicios físicos tienen sobre la actividad cerebral.
Cuando se corre, suben los niveles de una hormona relacionada con el estrés, la corticosterona, desencadenando un proceso que puede reducir la generación de células cerebrales, es decir, neuronas. Pero al mismo tiempo, aumentan la percepción espacial y la comunicación entre las neuronas.
Para determinar las causas de esta contradicción neurológica, los expertos estudiaron cómo afecta a ratas adultas el que corran en solitario o en grupo. Encontraron que la generación de neuronas sólo incrementaba cuando corrían acompañadas. Aunque el aumento de la corticosterona era similar en ambos casos, los animales que corrían solos eran más vulnerables a la influencia negativa de esta 'hormona del estrés'. La falta de interacción social también puede tener una influencia perjudicial en el cerebro, según los investigadores.
Los beneficios de la compañía también se aplican al yoga, una práctica que busca la armonía entre el cuerpo, la mente y el espíritu.