Ellas

Mario Holmann Barrios


Tania Trejos

De personalidad tranquila y perseverante en sus metas, Mario Alejandro Holmann Barrios, con apenas 21 años de edad, ya cumplió el sueño de su vida: ser jugador de Grandes Ligas. Asegura que la velocidad y el bateo son su fuerte a la hora de un juego de béisbol.
Espontáneo, carismático y atractivo. ¿Que más puede pedirle a la vida Mario Holmann? Desde temprana edad juega al béisbol y recuerda que es un deporte que practicaba desde sus años de escuela, durante sus ratos libres.
Nació en la capital, y cuando cumplió los ocho años de edad se fue a vivir a Rivas, donde se dedicó a jugar béisbol y a estudiar. A los 16 años se trasladó a Managua e ingresó a la Universidad Americana, para estudiar Ingeniería Civil.
Por cosas del destino, Mario, a los 18 años tuvo su gran oportunidad y se fue a jugar béisbol, representando a Nicaragua en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en El Salvador. Estando allí, un scout (caza talento) vio en él suficiente potencial para llegar a las Grandes Ligas.
Este caza talento lo invitó a practicar béisbol en Panamá, con la intención de que profesionales del béisbol vieran su habilidad para jugar este deporte. El resto, es historia. Este mes viajará a Estados Unidos en cumplimiento de su contrato con los Yankees de New York.
“La verdad es que fue un sueño hecho realidad jugar para las Grandes Ligas, y, pues, gracias a Dios se cumplió ese deseo, y espero aprovecharlo al máximo”, afirmó.
Personalidad alegre
Se considera un joven de personalidad alegre, seguro de sí mismo y esforzado. Nos cuenta que siempre da lo mejor de sí para que todo salga bien, aunque eso haga que se esfuerce doblemente.
Su mayor defecto es no tener paciencia en algunas cosas y buscar el perfeccionismo. Algo que muchas veces le causa problemas.
Asegura que su familia, el béisbol y su novia son lo más importante que la ha dado la vida.
Por otra parte, la muerte de su abuelo fue el momento más triste vivido, porque tenían una relación muy cercana. Algo que en su momento lo afectó mucho.
“No quiero ser como nadie”
Cuando no está jugando pelota, su entretenimiento es ver televisión y practicar deportes que le hagan subir la adrenalina, uno de éstos es el esquí.
Mario es un joven que se ha destacado por dar su mejor esfuerzo para que los resultados sean excelentes.
Después de cumplir su sueño, ahora ansía formar su propio camino, pues “no quiero ser como nadie. Quiero que la gente me recuerde como Mario Holmann y por lo que hago”, recalcó.