Ellas

Salió del paraíso y se refugió en la televisión

Una muchacha de carácter fuerte, analítico, pero muy sensible

Eunice Shade

Desde hace más de seis meses, su rostro aparece en televisión. Primero fue en Canal 10, presentando películas, y ahora en Canal 2, como presentadora de Primera Hora. Se trata de Maricela Rivas, Chica Paraíso 2005.
Tiene 19 años y es de signo Capricornio. Estudia el tercer año de Administración de Empresas. Nació en Managua, pero su familia paterna es originaria del Triángulo Minero (Rosita, Siuna, Bonanza).
Desde pequeña, Maricela aprendió a ganarse la vida por su cuenta. “Recuerdo que ganaba mi propio dinero. Siempre tuve el apoyo de mi familia. A los siete años aprendimos a ser fuertes”, en este sentido, Maricela considera que tiene un “espíritu capitalista”.
Ya a los 16, esta joven incursionó en el modelaje, gremio en el que se ha desenvuelto y ha aprendido mucho. Ha participado en certámenes de belleza. A inicios del año pasado, sorprendió al ganarse la corona en Chica Paraíso. Luego le vino el Carnaval Alegría Por la Vida, donde fue finalista. Su rostro ha aparecido en diferentes revistas y periódicos nacionales.
Ahora su trabajo es estar frente a las cámaras. “La verdad es que me encanta trabajar en un medio de comunicación. Me gustan las entrevistas, hablar con la gente. Mi carrera me ha ayudado a administrar tiempo, organizar mis cosas, a ser creativa, pensar en los pro y en los contra y disfrutar mi trabajo”.
Luego de que concluya Administración de Empresas, Maricela planea estudiar Periodismo, porque, según nos dijo, una de sus metas es tener un programa propio.
“Me encantaría tener un programa que sea pionero y que trate de lo más nuevo, tener exclusivas. Un programa que combine mis intereses”, dice la morena.
Maricela cuenta que a ella le gusta trabajar para ayudar a su mamá, y a su hermanito menor, quien padece de Síndrome de Down, “mi principal propósito es ayudar a mi hermanito. Ayudarlo a crecer y darle amor”, asegura la Chica Paraíso 2005.
De carácter fuerte
En lo personal, Maricela se considera una muchacha de carácter fuerte, analítico y sensible. “Soy bien exigente conmigo misma, y si veo que los demás pueden dar más de sí mismos, busco cómo apoyarlos”.
Maricela también confesó que ella es de las que no se quedan calladas. “Si veo que algo no me gusta, no me lo guardo. Soy bien directa y si no me gusta algo lo digo, pero lo hago de buena manera, porque no me gusta tener pleitos con la gente. Tampoco soy rencorosa, pero si en el momento alguien me hace algo malo no me quedo callada”, nos confió.
En su tiempo libre, a Maricela le gusta cantar, dice que es uno de sus sueños. También le encanta la actuación y aprovecha el momento para revelarnos que realizó estudios de ballet clásico en la Escuela Nacional de Ballet.
Chimbarona
Le gusta el sarcasmo en la “fregadera” y es de las que, en una fiesta, no para de bailar.
Siendo pequeña, Maricela recuerda que solía ser “chimbarona”, “marimacha”.
“Me gustaban las luchitas, subirme a los palos, saltaba de un lugar a otro, nada me daba miedo”.
Otro de sus sueños es viajar por el mundo y conocer a mucha gente. “Antes de casarme quiero hacer de todo, porque ya con el matrimonio las cosas se apaciguan”.
Por ahora, Maricela quiere enfocarse en su trabajo y sus estudios.